Los israelíes saborean el futuro con pollo cultivado en un laboratorio

Parece pollo y sabe a pollo, pero los comensales israelíes de un pequeño restaurante de la ciudad central de Ness Ziona en realidad comen un alimento cultivado en laboratorios. Según los científicos, se trata de una nueva forma ecológica de alimentar a la creciente población mundial. «Estaba delicioso, el sabor era genial», afirmó Gilly Kanfi, oriundo de Tel Aviv, quien se describe a sí mismo como un fanático de la carne y que se había inscripto para la comida con meses de anticipación. «Si no lo hubiera sabido, habría pensado que era una hamburguesa de pollo normal», añadió.

El chef israelí Shachar Yogev sirve una hamburguesa hecha con pollo cultivado.

The Chicken, como se llama el restaurante, es una especie de campo de pruebas para SuperMeat, el productor de estos innovadores alimentos «artificiales». The Chicken aceptó albergar comidas de prueba para generar comentarios de los clientes mientras se espera la aprobación regulatoria.

Crecimiento rápido

El interior oscuro y elegante del restaurante está enmarcado por grandes ventanales que dan a un laboratorio iluminado, donde los técnicos monitorean grandes cubas de fermentación de acero inoxidable. «Esta es la primera vez en el mundo que las personas pueden probar un producto cárnico cultivado, mientras observan la producción y el proceso de fabricación frente a sus ojos», dijo Ido Savir, director ejecutivo de SuperMeat.

Técnicos en las instalaciones de SuperMeat.

El proceso implica el cultivo de células extraídas de un huevo de gallina fertilizado. Los cultivos celulares se alimentan con un líquido vegetal que incluye proteínas, grasas, azúcares, minerales y vitaminas. De este modo, la masa crece rápidamente y se duplica en cuestión de horas.Los desarrolladores dijeron que están trabajando para proporcionar formas más éticas y sostenibles de crear carne libre de crueldad y sacrificio, con el producto cultivado sin usar ingeniería genética o antibióticos. Actualmente, la empresa puede producir «cientos de kilogramos» cada semana, dijo Savir.

Cambio de juego

Sin embargo, SuperMeat todavía aguarda obtener la aprobación regulatoria de la Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos. De esta forma, luego podría aumentar la producción a una escala «comercial».»Con la aprobación podremos reducir la cantidad de tierra, el uso de agua y tantos otros recursos. A su vez, tendríamos la posibilidad de mantener el producto muy saludable y limpio», aseguró.

Pollo cultivado en laboratorio de SuperMeat en una bolsa sellada.

Los impulsores de esta idea señalan la alta prevalencia de enfermedades entre los pollos producidos en campos tradicionales. Y advierten que se prevé que la producción mundial de carne aumente un 15 por ciento para 2027, según la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación. Ahora bien, SuperMeat no es el primero en desarrollar esta la tecnología. En diciembre, un restaurante de Singapur hizo historia cuando se convirtió en el primero en vender carne de pollo cultivada en laboratorio.La firma israelí ha desarrollado un producto versátil que combina células de tejido muscular, graso y conectivo para crear diferentes cortes, incluso comida para mascotas. Zhuzha, un bull terrier blanco que asistió a la comida junto con su dueño, devoró con entusiasmo la comida para perros SuperMeat que le entregaron. «Las mascotas también aman nuestra carne», dijo Savir con una sonrisa.

¿Apto para vegetarianos?

Pero la cuestión de si el producto debe considerarse carne es algo que no solo enfrentan los vegetarianos, sino también las autoridades rabínicas judías. Producir carne de una manera libre de crueldad que no dañe el medio ambiente es un desarrollo positivo que «salvará los problemas del mundo», dijo el rabino Eliezer Simcha Weisz, miembro del Consejo del Rabinato Principal de Israel.

Los comensales en Ness Ziona comen hamburguesas de pollo cultivado.

Tal Gilboa, un destacado activista del veganismo que se desempeñó como asesor del ex primer ministro Benjamín Netanyahu, dijo que Israel estaba liderando el camino en la tecnología de la carne cultivada. A Gilboa le gustaría que el mundo adoptara una dieta basada en plantas y considera que las carnes cultivadas son una forma pragmática de que las personas den los primeros pasos hacia el vegetarianismo.

Vía Ynet Español