20 años y el recuerdo de un padre por su hija

Norberto tenía dos hijos, Juan Manuel y Jennifer

Norberto tenía dos hijos, Juan Manuel y Jennifer

Norberto Dubin tenía 33 años. Cariñosamente, le decían todos que era un gordo bueno. El menor entre cuatro hermanos, llevaba 17 años de casado y tenía dos hijos, Juan Manuel y Jennifer. Durante mucho tiempo trabajó como despachante de aduana y en el 87 entró a la AMIA. Atendía con cuidado y dedicación a los que llegaban al Departamento de Sepelios y cuando se enteraba de la muerte de un chico o de una persona muy joven, inmediatamente pensaba en su familia, especialmente en sus hijos.

Tenía muchos amigos, varios de ellos eran sus compañeros de trabajo, con los que se juntaba también los fines de semana y hasta se iba de vacaciones. Soñaba con comprar una casita junto al mar. Era un tipo alegre, siempre alegre; aunque tuviera problemas le encantaba contar chistes y estaba permanentemente haciendo bromas. 20 años después del atentado, del que fue una de las víctimas, así lo recuerda su hija:

“No puedo describir lo que siento, ya que el dolor sólo se puede sentir, como de a poco va desgarrado el corazón, que ya no hay palabras que lo alivien. Hoy tengo 28 años pero hace 20 años atrás era solo una nena a la que le gustaba jugar y sonreír siempre. Pero un 18 de julio de 1994 a las 9:53 explotó mi vida y así mi alma partió junto con el ser que más amo y me dio la vida. Papá, que trabaja en la sede de la AMIA cuando explotó la bomba, estuvo 6 días bajo los escombros.

Desde que él se fue cambió mi vida y la de toda mi familia. También aprendimos a convivir con ese dolor que jamás podemos superar. Mi vida siguió, me casé y tengo dos hermosos hijos. Mi alma sigue en pie para que nunca dejemos de tener memoria por ellos”.

Todas las historias de las víctimas del atentado y el emotivo recuerdo de sus seres queridos se encuentran en el libro “Sus nombres y sus rostros”. Podés leer más en este link.

Anuncios