1 Millón de Veces AMIA

Para los que trabajamos todos los días en AMIA, para los que encontraron su primer trabajo, para quien desea darle sepultura judía a su ser querido, para un adulto mayor que descubre un lugar de cuidado cada día, para quienes disfrutan semana a semana del Cine Club, para los padres que envían a sus hijos a una escuela de la Comunidad, para una kehilá del interior del país, para un estudiante que hace su tesis y necesita material sobre judaísmo, para quienes están por contraer matrimonio, para toda la Comunidad Judía Argentina, AMIA es un lugar especial.

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

Miles y miles de historias se desarrollan y se cruzan en AMIA. Chicos, jóvenes y adultos se relacionan con la institución desde momentos, necesidades e inquietudes diversas. Y cada uno deja su marca, así como también AMIA lo hace en ellos.

Explicar qué es AMIA es una tarea difícil. Por eso encontramos un nuevo concepto, una frase: “1 millón de veces AMIA” para resumir el sinfín de personas, proyectos y desafíos en los que la institución se involucra diariamente. Para comprender un poco más de qué se trata, definamos qué es 1 millón.

1 millón es mucho, pero es mucho más cuando se trata de esperanzas.

1 millón es mucho, pero es mucho más cuando se trata de sonrisas, de chicos, de grandes; de los que hace tiempo no tenían un motivo para sonreír.

Más de un millón de “hoy puedo”. De recuperar la confianza. De saber que hay alguien del otro lado. De sentirse abrigado. Más de 1 millón de palmadas en la espalda.

1 millón es mucho, pero es mucho más cuando se tratan de oportunidades para los que no tienen oportunidades. De enseñar a hacer. De ayudar a encontrar el camino. Más de 1 millón de “vamos para adelante”.

1 millón de veces justicia. De valores puestos en acción más de 1 millón de veces.

1 millón es mucho, pero es mucho más cuando son familias que vuelven a creer. Ancianos que vuelven a soñar. Chicos que se preparan para el futuro. Discapacitados que están integrados.

1 millón de kilómetros uniendo gente en todo el país. 1 millón de aplausos.

1 millón es mucho.

1 millón no es nada cuando reparar el mundo es un valor que nos guía.

1 millón de veces “gracias”. 1 millón de veces “te felicito”.

1 millón de veces “hay más por hacer”.

Más de 1 millón de respuestas por mes que transforman realidades.

1.000.000 de veces AMIA.

Para que los Derechos Sociales sean un derecho de todos, todos los días.

AMIA. Una gran Comunidad haciendo una gran sociedad.

A continuación, les presentamos un video en el que pueden verse a muchos de los destinatarios reales que día a día se vinculan con la institución desde diferentes espacios. Cada una de esas historias, única y personal, es también el reflejo de otras miles y miles de respuestas que se brindan en forma cotidiana.

Para acceder, hacé click en el siguiente enlace: 1 millón de veces AMIA

Los invitamos a compartirlo para que este video pueda ser reproducido 1 millón de veces.

Los invitamos a sentir “El orgullo de ser parte”.

Anuncios