Rosh Hashaná: El llamado a despertar

“Holidays”, de Michal Meron

“Holidays”, de Michal Meron

El año 5774 está terminando y el calendario hebreo nos pide evaluar lo vivido para recuperar en nosotros la chispa divina. Es tiempo de mirar retrospectivamente, de preguntarnos y escuchar para renovar mente y espíritu.

El sonido del Shofar, el más antiguo y primitivo instrumento de viento, toca las fibras más íntimas y funciona como un “despertador espiritual” que demanda ir hacia lo más profundo. Su llamado nos despierta y revitaliza nuestros sueños para avanzar con los ojos bien abiertos hacia los objetivos que nos planteamos para el año que comienza.

El 5775 llega permitiéndonos emerger como individuos, familias, comunidad y sociedad con mayor creatividad, capacidad, energía y disposición interna. Los días desde Rosh Hashaná, el de Iom Kipur y los siete entre ellos tenemos la posibilidad de corregir nuestros errores y la oportunidad de un nuevo comienzo.

Desde Rosh Hashaná hasta Iom Kipur podemos corregir nuestros errores y vislumbrar un nuevo comienzo.

Desde Rosh Hashaná hasta Iom Kipur podemos corregir nuestros errores y vislumbrar un nuevo comienzo.

Hay quienes ven el perdón como una forma de debilidad pero disculparse es una muestra de fortaleza, de amor y de reconciliación. En Iom Kipur rectificamos el daño y podemos disculparnos desde el corazón, con conciencia. El cambio precisa de tiempo, trabajo y constancia; de reflexión y acción.

Podemos elegir ingresar al 5775 a través de las puertas de la solidaridad, el amor, la entrega, la calidad y la justicia. Quizás este 5775 nos permita reparar y mejorar, conservando la unidad y la compasión. Que este sea un año de Paz para toda la Humanidad.

Compartimos un poema del escritor Edmond Jabes, para avanzar sabiendo lo que fuimos, lo que somos  y aquello a lo que queremos llegar.

El más alto desafío

Y el hombre dijo a ese Dios:
“No oigo sino a Ti, pero no Te oigo.
No veo sino a Ti, pero no Te veo.
No busco sino a Ti, pero no Te busco.
No espero sino a Ti, pero no Te espero.
No concibo sino a Ti, pero no te concibo.
No golpeo sino a Ti, pero no te golpeo.
No me interrogo sino en Ti.
No me valoro sino en relación a Ti.
No hay sino palabra en el seno de Tu palabra.
No soy vocablo sino donde Tú estás escrito”.
Y Dios dijo al hombre:
“Soy la despótica, la obsesiva, la más enigmática
de tus creaciones, después del verbo”.
Y el hombre dijo:
“¿Soy el verbo?”
Y Dios dijo:
“Soy la interrogación del verbo”.
Y el hombre dijo:
“¿Soy el verbo en consideración?”
Y Dios dijo:
“Que tu hálito, oh blancura, sea grafía previa
en el mármol negro de Mi palabra. De lo que se
escribe febrilmente de día, las tablillas de la noche
nos permitan la lectura”.
Y el hombre dijo:
“Mi lengua es polvo locuaz. Dame otra lengua”.
Y Dios dijo:
“El polvo es mármol y el vacío, universo”.
Y el hombre dijo:
“¿Dónde estoy?”
Y Dios dijo:
“¿Qué importa dónde estás? Donde estás, ya no te veo”.
Y el hombre dijo:
“¿Te di acaso ojos demasiado débiles?
Y Dios dijo:
“Me has dado ojos de infinito”
Y el hombre dijo:
“Hunde Tu mirada en mí. Llevo en mi seno el infinito”.
Y Dios dijo:
“Que nuestra ausencia sea alianza”.
Y el hombre dijo:
“¿Dónde estás Tú?
¿Dónde estoy yo?”

Fuente: “Panorama de la poesía judía contemporánea, celebración de la palabra”. Selección y Prólogo: Eliahu Toker. Ed. Milá, 1989.

Categorías: Uncategorized | Deja un comentario

Ingresar al 5775 de la mano

Por Batia Nemirovsky*

Rabí Jaim de Zunz  nos lega este relato: Un hombre  vagaba, perdido, a través de un espeso bosque. Había estado caminando durante muchos días. Tenía hambre, sed, cansancio y estaba muy asustado. Cuando las  últimas gotas de esperanza se evaporaban de su corazón, vio a la distancia una mujer. “¡Estoy salvado!”, pensó. “Sin duda, ella sabe cual es  la salida de aquí”.

El hombre  y la mujer comenzaron a correr el uno hacia la otra y en cuanto más se acercaban  podían ver su mirada de expectante ilusión. Jadeantes, dijeron al mismo tiempo: “Gracias a Dios que hay alguien más en este bosque. Pensé que nunca iba a encontrar mi camino”. Rápidamente el optimismo se fue de sus caras al darse cuenta de que ambos estaban perdidos. Pasó un momento antes de que pudieran levantar la cabeza una vez más, pero lo lograron. 

Tuvieron la suerte de encontrarse. Ella ciertamente sabía qué caminos ya había recorrido en el bosque, y él conocía los que había andado. Juntos podrían forjar uno nuevo que, tal vez, los podría conducir a un lugar seguro. Y, de no ser así, por lo menos no estarían solos. Los dos continuaron su búsqueda en conjunto, llenos de nuevas esperanzas.

Que sea el inicio de un año bueno y dulce, lleno de visiones compartidas

Que sea el inicio de un año bueno y dulce, lleno de visiones compartidas

Realmente, estamos mejor cuando estamos con otros, aun cuando sabemos que vivimos en un mundo fragmentado y que al leer cada mañana el diario o escuchar las noticias, en general nos llenamos de aflicción. Este Rosh Hashaná podemos preguntarnos si reconocer nuestros pecados, los borra, ¿No sería maravilloso si el recitar los pecados del mundo lo dejara en situación de borrón y cuenta nueva? No tenemos ninguna plegaria para purgar los males del entorno, pero tal vez una mirada más cercana a nuestros mundos revelará bellezas ocultas.

A veces  al mirar un cuadro a la distancia no nos gusta. Sin embargo, cuando nos acercamos vemos imágenes más pequeñas que nos brindan una nueva y renovada sensación frente al cuadro, y una dimensión de análisis distinta. Así es nuestra mirada del mundo, que se puede ver bastante feo cuando lo tomamos en conjunto. Como con las obras de arte, una mirada más cercana, a menor distancia,  podría revelar algo mucho más atractivo que lo que vemos en la superficie.

Planteémonos el desafío de cerrar los ojos y abrir la mente

Planteémonos el desafío de cerrar los ojos y abrir la mente

Tratemos  de mirar más de cerca por un momento. Planteémonos el desafío de cerrar los ojos y abrir la mente. Al hacer este ejercicio podemos ver grupos de  personas que trabajan por la paz entre las naciones; grupos humanitarios que envían recursos y alimentos a países y zonas geográficas donde la vida es muy difícil y los recursos escasos; médicos y científicos que trabajan e investigan para  encontrar tratamientos y curas para enfermedades que hasta no hace muchos años provocaban la muerte.

Ahora, al abrir  los ojos, veamos este mismo espacio, lleno de gente que comparte un momento único de celebración, un nuevo aniversario de la Creación. Un grupo de personas distintas unas de otras que se sienten interpeladas por las mismas memorias. Al igual que las pequeñas imágenes de una pintura, estos son los aspectos hermosos de nuestro mundo.

Nuestra vida no debería vivirse sólo por los horrores que vemos en las noticias, sino por la alegría que encontramos en nuestros hogares, lugares de trabajo y comunidades. A veces todos necesitamos mirar desde una nueva perspectiva. Cada uno de nosotros tiene ese poder, y es una maravilla proponernos ayudar a otros a ver la belleza donde parece no existir.

Tal vez somos como el hombre y la mujer que estaban  perdidos y asustados, pero al igual que el  bosque nuestro mundo será menos temerario si nos acercamos a él juntos. Aunque estemos perdidos podemos compartir la  esperanza de que encontrar nuestro camino a un lugar mejor.

Al término de nuestras celebraciones, de estos Iamim Noraim, veamos algo más que los males del mundo. Abramos los ojos a las bellezas que dominan  la escena, incluso en las situaciones más tristes. Cuando podamos por nosotros mismos percibir estas bellezas, ayudaremos a que otros las vean.

Hayom Harat Olam, este es el cumpleaños del mundo. Que también sea el cumpleaños de una nueva perspectiva y comprensión de las bellezas de nuestro planeta, y que sea el inicio de un año bueno y dulce, lleno de visiones compartidas y de Tikva, esperanza.

LeShanah Tovah tikateivu.

* Directora del Vaad Hajinuj Hakehilatí (Consejo Central de Educación Judía de la República Argentina). Podés leer más reflexiones en morabatia.wordpress.com.

Categorías: Cultura y Tradiciones, Festividades | Etiquetas: | 1 comentario

Recetas para Rosh Hashaná

Por Nelson Wejkin*

Nelson Wejkin se especializa en cocina étnica y judía

Nelson Wejkin se especializa en cocina étnica y judía

Como todos los años en el mes Elul, último del calendario hebreo, el pueblo judío comienza a prepararse para las altas fiestas: Rosh Hashaná (año nuevo) y Iom Kipur (día del perdón). Como en otras festividades, hay costumbres y tradiciones que hacen de esta una fecha muy especial. Las familias se reúnen alrededor de la mesa familiar. Se acostumbra en el seder compartir ciertos alimentos como símbolos de deseos para el año entrante.

Está presente siempre la manzana con miel, como aspiración de tener un año redondo y dulce. También al finalizar la cena y junto al te o café comemos el “leikaj de miel”. En la mesa festiva no puede faltar el pescado, símbolo de la fertilidad y también augurio de multiplicarse como los peces; al igual que la granada, la carne de cordero y todo tipo de preparaciones dulces. Además, se reemplaza la “jala” (pan sabatico) por una redonda, la “jala agula” que simboliza la circularidad de la vida y como deseo de un año redondo.

A continuación compartimos algunas recetas para que cada uno pueda ir programando el menú para las fiestas.

Jalá redonda

Jalá redonda

Jalá redonda

  • 1 kg. de harina 0000
  • 50 gr. de levadura
  • 3 huevos
  • 50cc. de aceite neutro
  • 150 gr. de azúcar
  • 400cc. de agua tibia
  • 1 cucharadita de sal
  • Semillas de amapola
  • Huevo para pincelar

Disolver la levadura con un poco de agua tibia y un poco de azúcar. Mezclar la harina con la sal y el azúcar, formar una corona y poner en el centro el resto de los ngredientes. Agregar la levadura espumada e ir incorporando todo hasta formar una masa lisa y tierna. Dejar levar hasta duplicar el volumen. Formar un cordón con la masa levada y enrollar en forma de espiral. Poner sobre chapa aceitada y dejar levar nuevamente. Pincelar con el huevo batido y espolvorear con las semillas. Llevar a un horno de 200 grados hasta dorar.

Guefilte FishGuefilte fish

  • 500gr. de boga
  • 500gr. de dorado
  • 500gr. de merluza
  • 2 huevos
  • 1 cebolla grande
  • 1/2 taza de harina de matza
  • Sal, pimienta, azúcar

Para la cocción:

  • 2 cebollas grandes
  • 3 zanahorias en rodajas
  • Sal, pimienta blanca, azúcar

Moler la carne de los tres pescados, poner en un bowl y agregar los huevos, la cebolla rallada y la harina de matza, mezclar bien y condimentar. En una cacerola grande, poner bastante agua, cebolla cortada en cuartos, zanahoria en rodajas y sal, llevar al fuego. Con las manos húmedas, ir formando los guefilte fish y agregar directamente al agua. Dejar cocinar una hora. Servir caliente o frió, decorado con la rodaja de zanahoria y el jrein.

Kreplaj de carne

Kreplaj de carne

Kreplaj de carne

Masa:

  • 300 gr. de harina
  • 3 huevos
  • 1cucharada de sal
  • 2 cucharadas de aceite

Relleno:

  • 500gr. de carne kasher
  • 2 cebollas rehogadas
  • Aceite
  • Sal, pimienta, azúcar

Para la masa: Formar una corona con la harina y la sal ,en el centro ubicar los huevos, ir incorporando de a poco la harina. Trabajar bien hasta lograr una masa lisa y firme. Dejar reposar.

Para el relleno: Cortar la carne y las cebollas en pequeños cubos. Poner un poco de aceite en una sartén y rehogar las cebollas hasta que tomen color. Agregar la carne y mezclar bien. Dejar cocinar unos 10 minutos. Dejar enfriar, procesar y condimentar. Tambien se puede hervir la carne y luego agregar la cebolla rehogada. Estirar la masa sobre una mesada enharinada, cortar discos, rellenar y dar forma. Servir pequeños en caldo o grandes con cebolla frita.

Leicaj de miel

Leicaj de miel

Leicaj de miel

  • 1 vaso de miel liquida
  • 1 1/2 vaso de azúcar
  • 1 vaso de aceite neutro
  • 3 vasos de harina
  • 1 vaso de agua
  • 2 huevos
  • 2 cucharaditas de bicarbonato
  • 1 cucharadita de canela molida
  • 1 cucharadita de raíz de jengibre rallado o en polvo
  • 1/2 cucharadita de nuez moscada

Poner a hervir el agua en un jarrito, una vez que rompa el hervor, agregar el bicarbonato y esperar a que este tibio. En un bowl, poner los huevos y el azúcar, batir con batidor de alambre, incorporar la miel, aceite y jengibre. Mezclar bien, agregar el agua con el bicarbonato. Por último, la harina previamente tamizada con la canela y nuez moscada, tener cuidado que no se formen grumos. Volcar en tres moldes medianos de budín inglés, enmantecados y enharinados. Llevar a horno de 160 grados (suave) precalentado por 50 minutos o hasta que se note firme. Desmoldar y dejar enfriar.

*Cocinero y Gastrónomo. Chef especializado en cocina étnica y judía. Realizó estudios de gastronomía en Israel, Estados Unidos y Argentina. Trabajó en hoteles, restaurantes y empresas de catering. Conduce la sección de cocina del programa “AMIA, El Legado”. Integrante honorario de “Chefs for Peace”. Co-autor junto a Miriam Becker del libro “La pasión por la Cocina Judía”. Docente de gastronomía y culinaria judía desde 1990.

Categorías: Cultura y Tradiciones, Festividades | Etiquetas: , , , , , , | 4 comentarios

Iom Tzedaká

El día judío de la caridad, para educar e inspirar a dar caridad, se fijó en Rosh Jodesh Elul y cae exactamente un mes antes de Rosh Hashaná, el 26 y 27 de agosto este año.

Alejandro Ergas fue el impulsor

Alejandro Ergas fue el impulsor

En febrero de 2010, Alejandro Ergas, un empresario de 40 años, estaba en su casa de Santiago cuando un gran terremoto golpeó a Chile. En respuesta, muchos se reunieron para planear labores de socorro. Él cargó un pequeño camión con arroz, agua y colchones, y junto con su hijo distribuyeron una carga completa de bienes entre las víctimas. La experiencia lo llevó a evaluar su propia actitud hacia la tzedaká. “Por años, mi idea de tzedaká era escribir un cheque y mandarlo por correo”, expresó. Entonces, Ergas se preguntó por qué no podría haber un día especial dedicado a aprender y a comprometerse con los ideales de la tzedaká. Así nació el concepto de Iom Tzedaká, del que es el gran impulsor.

Un principio básico del judaísmo es luchar para trascender y santificar el mundo material. El Talmud declara que la mitzvá de tzedaká es equivalente a todos los demás mandamientos, porque por medio de esta refinamos y elevamos todas las energías que estuvieron involucradas en ganar ese dinero. Estamos acostumbrados a traducir la palabra tzedaká como caridad o ayuda, pero si vemos su raíz, tzedaká proviene de la palabra tzédek, que significa justicia. Esto se debe a que el auténtico concepto de tzedaká no es ayudar y beneficiar al receptor, si no que realizar un acto de justicia con nosotros mismos. Espiritualmente, quien da tzedaká se enriquece a sí mismo, convirtiéndose en una mejor persona. Físicamente, recibe la promesa de que aumentará en sus posesiones.

Los días que van desde Rosh Hashaná a Yom Kippur marcan todo nuestro año por venir

Los días que van desde Rosh Hashaná a Yom Kippur marcan todo nuestro año por venir

Los días que van desde Rosh Hashaná a Yom Kippur marcan todo nuestro año por venir. El mes de Elul, el último del calendario, es el de la preparación para los Yemé Hadín (Días del Juicio) y por lo tanto es Rosh Jódesh Elul, el primer día del mes de Elul (en el cual también comenzamos con la costumbre de hacer sonar el Shofar) una fecha especial en la cual nos unimos realizando esta gran mitzvá, preparándonos para los días por venir con buenas acciones.

Iom Tzedaká es una excelente manera de aproximarnos a la temporada de las festividades y asegurarnos un buen juicio en Rosh Hashaná. Como dice el talmud: “Así como tratamos a los demás, así mismo Dios nos tratará a nosotros”. Hay muchas maneras de celebrarla. Dar ayuda monetaria directamente a los necesitados, designar en casa una caja para tzedaká y comprometernos a poner una moneda con regularidad, ofrecerse como voluntario para ayudar a otros, estar especialmente alerta a las necesidades de la familia y de los amigos, o enviar una contribución a una organización comunal, son algunas de ellas.

Si bien todos los días del año tenemos la obligación de ayudar al prójimo, ésta será una ocasión para reforzarla. Al celebrar cada año Iom Tzedaká se recupera el rito de unión de toda la comunidad judía, un día especial para dar más, enfocándose en la necesidad del otro y no sólo en los propios problemas.

Fuentes: Aish Latino y Radio Jai.

Categorías: Cultura y Tradiciones, Festividades, Personalidades | Etiquetas: , | Deja un comentario

El futbolista que se burló de Hitler

A los 14 años debutó profesionalmente

A los 14 años debutó profesionalmente

Nacido en 1903 en el seno de una familia judía obrera de origen checo, Matthias Sindelar pasó su infancia pegado a una pelota de fútbol. Su pasión por este deporte pronto lo hizo destacar como uno de los mejores y a los 14 años debutó profesionalmente. Poco a poco, se convirtió en un gran jugador, lo que le permitió formar parte de la selección austriaca con tan solo 16. Su instinto goleador y su gran calidad le convirtieron en el mejor jugador del momento.

Su leyenda creció a pasos agigantados, convirtiéndose en un verdadero ídolo de masas para toda Austria. El fútbol de Sindelar maravillaba a todos, lo que le valió el sobrenombre de El Mozart del fútbol por su elegancia en el juego. Su impronta fue tan espectacular que Austria se convirtió en una de las selecciones más temidas del momento. Ganó fama no sólo por sus numerosos goles, sino por su control de balón y sus extraordinarios pases, destacando nítidamente sobre otros futbolistas europeos de su tiempo.

Hitler, sabedor de la importancia propagandística del deporte y con la vista puesta en el Mundial de 1938, reclutó a la fuerza a los mejores jugadores de la selección austriaca, conocida como el ‘Wunderteam’. Todos los austriacos pasaron a formar parte del equipo nacional alemán. El mejor jugador del momento no participó en ninguno de los partidos de preparación mundialista de Alemania, simulando diversas lesiones para no formar parte del conjunto nazi.

Sindelar fue convocado al “partido final” de la selección austriaca de fútbol contra Alemania tras la anexión de Austria a la Alemania nazi en 1938, siendo que dicho encuentro fue planeado por las nuevas autoridades nazis como un juego amistoso de bienvenida de los futbolistas austriacos a su integración en el equipo del Tercer Reich.

Fue apodado el Mozart del fútbol

Fue apodado el Mozart del fútbol

El partido se disputó el 3 de abril de 1938 en el Estadio Prater de Viena y, pese a que se esperaba que los futbolistas austriacos permitieran un fácil triunfo alemán, Austria venció por 2-0 con goles de Karl Sesta y Sindelar, quien festejó bailando frente a la tribuna donde estaban sentados los dignatarios nazis invitados al juego, enfurecidos por haber sido dejados en ridículo, Tras este juego, Sindelar se negó a abandonar su país, pero también rehusó las posteriores llamadas a incorporarse a la selección de fútbol de la Alemania nazi con miras a la Copa Mundial.

Se había ganado la enemistad del régimen nazi, quien lo consideraba un sujeto subversivo para el régimen, además de ser un “amigo de los judíos”, y mostrarse “reacio a acudir a manifestaciones del Partido”. La GESTAPO empezó entonces una persecución sistemática hacia Sindelar, quien finalmente tuvo que abandonar la profesión que más quería para empezar a vivir en la clandestinidad, intentando escapar de las autoridades nazis.

Condenado al anonimato, tuvo que vivir oculto durante el resto de su existencia. El 23 de enero de 1939 se encontró el cadáver del futbolista junto al de su pareja, María Castagnola, fallecidos por intoxicación de monóxido de carbono. Nunca se sabrá si fue un suicidio o un asesinato, pero la barbarie nazi acabó, de una manera u otra, con el mejor jugador austriaco de todos los tiempos.

Las leyes alemanas prohibían entonces funerales públicos para los suicidas y los jerarcas nazis ocultaron la real causa de muerte ante el temor de que negar un funeral público a Sindelar provocaría la indignación de los vieneses, que ya lo consideraban un héroe popular. Miles de aficionados, de todos modos, se despidieron en las calles del genial futbolista, el único que fue capaz de desafiar a Hitler.

Fuente: El Confidencial y Wikipedia.

Categorías: Ciudades europeas, Nazismo, Personalidades | Etiquetas: , , | 2 comentarios

AMIA lanza el Concurso Audiovisual 18J

Concurso Audiovisual 18J

Concurso Audiovisual 18J

En ocasión del 20º aniversario del atentado, AMIA, con apoyo del Banco Ciudad,  convoca al “Concurso Audiovisual 18J” para la creación de material audiovisual relacionado con esta temática.

Se invita a participar a jóvenes estudiantes de 4º y 5º años de Escuelas Secundarias; y 4º, 5º y 6º años de Escuelas Técnicas; tanto del ámbito público como privado del Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA).

El 18 de julio se incorporó en la currícula de los establecimientos educativos de varias localidades del país, entendiendo que este trágico y doloroso ataque se inscribe como un punto de inflexión tanto en la historia argentina en general como de la comunidad judeo argentina en particular.

Con el deseo de incentivar la capacidad creativa de los estudiantes y poner a su alcance los elementos que la faciliten, se promueve este concurso abierto destinado a estudiantes de los últimos años de nivel secundario para la creación de materiales audiovisuales.

Los cortometrajes pueden presentarse de forma individual o grupal, y tener una duración de entre uno y tres minutos. Podrán ser documentales, ficcionales, piezas publicitarias, videos interactivos, entre otros. Se recibirán desde el 4 de agosto hasta el 10 de octubre. Se pueden descargar las bases y condiciones en este link.

Los cortometrajes recibidos serán incorporados al Archivo de la Memoria sobre el Atentado a la AMIA existente en el Centro Marc Turkow y estarán a disposición de todos los usuarios que lo consulten. Además, los ganadores obtendrán cámaras digitales y cursos de formación.

Categorías: AMIA, Testimonios | Etiquetas: , , | Deja un comentario

Argentinidad y judaísmo en César Tiempo

Israel Zeitlin, quien fuera más conocido por su seudónimo, César Tiempo, nació en Ucrania en 1906 y en diciembre de ese mismo año, llegó junto a su familia a Buenos Aires. Su infancia transcurrió entre los barrios Villa Crespo y San Cristóbal, donde su temprano interés por la literatura y un oportuno trabajo en una imprenta y librería familiar le permitieron conocer a la bohemia literaria de la época.

Mantuvo un mismo eje temático en casi todas sus obras: el judaísmo

Mantuvo un mismo eje temático en casi todas sus obras: el judaísmo

Con tan sólo 15 años enviaba cuentos y poemas de temas judaicos a varios periódicos argentinos. Escritor teatral precoz, con el paso del tiempo se convirtió también en un periodista destacado que practicó la crónica y el ensayo literario. En 1926 apareció su primer libro de poemas “Versos de una…”, cuya autoría escondió detrás de la personalidad literaria de Clara Beter, joven poeta y prostituta rusa.

Ya con el seudónimo de César Tiempo, colaboró con los grupos de Boedo y Florida, compiló la antología “Exposición de la actual poesía argentina” y recorrió todos los rincones del ambiente artístico (hizo notas periodísticas, guiones teatrales y cinematográficos para la televisión, pasando también por la radio). Durante el gobierno peronista, tuvo a su cargo el suplemento cultural del diario La Prensa. Muchas de sus obras fueron realizadas no sólo en el país, sino también en México, Chile, España e Italia.

Tuvo el mérito de ser el primer poeta en la Argentina que elevó a categoría lírica poemas con temática judía. De hecho, en 1930 recibió el Premio Municipal de Poesía por “Libro para la pausa del sábado”, al que le siguieron “Sabation argentino”, “Sábado domingo” y “Sábado pleno”, en los que el autor se asume como judío, habla de los rituales de sus mayores y le otorga significación poética a la pausa del sábado, que es el día de descanso y recogimiento para la comunidad hebrea.

Libro para la pausa del sábado

Libro para la pausa del sábado

Mantuvo un mismo eje temático en casi todas sus obras, el judaísmo, pero mediante diferentes perspectivas, ya sea como un narrador fiel a las costumbres judías o denunciando la discriminación sufrida por los judíos en territorio argentino y en el resto del mundo, bajo un tinte humorístico muy particular. Manuela Fingueret analizó este aspecto en el libro “César Tiempo, el poeta de los tres nombres”:

“Los primeros escritores judeoargentinos que escribieron en castellano permanecen como un símbolo emblemático de lo que significa la pasión de abrazar con amor -y también con conflictos- una identidad nacional que por entonces se estaba conformando. Una identidad que nacía, además, plena de matices personales. La obra de Tiempo expresó esos dilemas; también sus luchas por encontrar un espacio en el mundo literario y su compromiso con las causas que consideraba justas”,

Tiempo falleció en Buenos Aires el 24 de octubre de 1980, dejando tras de sí un importante legado como uno de los escritores más singulares de su época. Compartimos uno de los poemas del libro “La pausa del sábado”:

Celebra el día con alegres manos,
como si bendijeras lo que tocas.
Hoy habla Dios por nuestras pobres bocas
y en la fiesta común somos hermanos.
Mi corazón no tiene otro presente
para el sábado que estas aleluyas,
de pecho ardido. Tómalas son tuyas,
vamos a izarlas silenciosamente.

Fuente: Fingueret, Manuela. “César Tiempo: el poeta de los tres nombres”. Capital Intelectual, Buenos Aires, 2014.

Categorías: Cultura y Tradiciones, Festividades, Personalidades, Testimonios | Etiquetas: | Deja un comentario

El perro que salvó vidas en AMIA

Lupo fue el primer perro de rescate que tuvo el país

Lupo fue el primer perro de rescate que tuvo el país

En el país existen diversas entidades que se dedican al entrenamiento de perros para realizar tareas de búsqueda y localización de víctimas en situaciones de emergencia, como la Asociación Civil Escuela Canina de Catástrofe (ACECC).

Se trata del grupo argentino que intervino en el atentado a la AMIA, junto a Lupo, el primer perro de rescate que tuvo el país. Este ovejero alemán, nacido en Italia, había participado en varias búsquedas de personas, como seguir el rastro de un turista desaparecido en los Alpes italianos. Sin embargo, fue su destacada actuación en el derrumbe de la mutual el que le dio mayor repercusión.

“El 18 de julio de 1994 me sacude un llamado de un vecino, explicándome lo que había pasado en la AMIA. Cuando llegué vi un caos impresionante”, recuerda Juan Carlos Lombardi, el dueño de Lupo, que durante las primeras horas rescató a tres personas con vida. Luego colaboró señalando donde se ubicaban los fallecidos. Estuvo 48 horas arriba de los escombros.

Lupo falleció tres años después y fue homenajeado con el logo de la Asociación, que se formó en 1995 y lleva su imagen en el escudo. “Siempre digo a la gente -subraya su guía- que no miren el lado de la bandera, el lado religioso. Nosotros estamos para salvar vidas”. 20 años pasaron ya desde el atentado, y Lombardi siente el mismo cariño y orgullo que el primer día.

Trabajando junto con los rescatistas, que viajaron especialmente desde Israel, esta dupla supo honrar su trabajo. Ellos son la contracara de esas largas jornadas que inundaron de terror, muerte y dolor el país entero. Los héroes anónimos, que no buscan aplausos, sino la satisfacción de la labor cumplida.

Mirá el video donde se relata su historia:

Categorías: AMIA, Testimonios | Etiquetas: , | 1 comentario

“Estoy triste porque extraño a mi mamá”

Silvana Alguea Rodríguez, de 28 años, trabajaba en el Servicio Social de AMIA y tenía una gran vocación por su profesión. Fanática de River, disfrutaba cosas simples y cotidianas, como el fútbol. Una de sus características fundamentales era el nivel de entrega que tenía con sus amistades. Sus amigas sentían que podían hablar con ella libremente cuanto lo sintieran.

Vivía a pleno cada momento, cada instante. Siempre encontraba una canción, una persona que le ayudara a sobrellevar la situación que atravesaba. Siempre gozando de la vida y de su hija Gabi, que tenía 8 meses cuando la bomba las separó para siempre.

Así recuerda Gabi Rodríguez a su mamá 20 años después del atentado:

Gabi tenía 8 meses cuando la bomba la separó de su mamá para siempre.

Gabi tenía 8 meses cuando la bomba la separó de su mamá para siempre.

“Una de las cosas más tiernas que vi en mi vida es un chico llorando y otro preguntándole qué le pasa. Hablo de niños; chicos chiquitos que asumimos que no conocen el sufrimiento, que “están tristes” porque sí, y que lloran sólo para llamar la atención. Todos alguna vez debemos haber tenido un momento de cuestionamiento y reflexión tras escuchar la pregunta “¿por qué estás triste?”.

Qué difícil que es responder a un “¿por qué estás triste?”. Tal vez la nena que ‘sólo quiere llamar la atención’ realmente esté triste porque las cosas no son como ella quiere y  tal vez eso le duele. Tal vez se pone triste porque sabe que no terminó, que esto sigue de por vida, y  porque más allá de la edad, es consciente de todo. Tal vez le da tristeza no estar completa, sentir que le falta algo.

Fui esa nena toda mi vida, y lo sigo siendo. “Estoy triste porque extraño a mi mamá”, decía desconsolada a los 7 años. Nunca fue verdad, nunca la extrañé. Extrañar es recordar algo y querer que esté cerca de nuevo. No tengo recuerdos. Es imposible recordar tus primeros ocho meses de vida, esos ocho meses que una vez cumplidos no pudieron mantenerse vivos, por lo menos para mí. “Estoy triste porque la quiero acá”, entendí después de algún tiempo. Pero no es sólo por eso. Es también porque me duele, porque sé lo que pasó y porque sé que no era lo que debió haber pasado. El 18 de julio de 1994 mi mamá tenía que volver a mi casa, tenía que abrazarme y jugar conmigo, como cualquier otro día. Me entristece que cada vez que hablo de este tema a mi familia también le afecta y necesito ponerme bien para que ellos estén mejor. Me pongo triste cada vez que encuentro un dato más sobre ella porque me pregunto cómo habría sido mi vida si ella misma me lo hubiera mostrado. Me sensibilizo y me impresiona seguir conociéndola y ver la cantidad de cosas en las que nos parecemos, pero que no podemos compartir porque ella no está.

Estoy triste, sí. Pero estoy viva. Y sé que tengo una tarea muy larga; la de armar este rompecabezas – uno un poco más grande de los tantos que te gustaba armar a vos –, tengo la tarea de seguir juntando piezas para intentar formar tu identidad. La tarea de no olvidar ni olvidarte NUNCA. La tarea de ser fuerte y no dejarme caer. Estoy triste, no voy a dejar de estarlo. Pero por más paradójico que parezca, esa tristeza me fortalece. Porque no es solo tristeza. Cada palabra, cada canción, cada detalle que sé de cómo eras me hace ser quien soy yo ahora, y eso es lo que me da fuerzas. Estoy triste porque no existen las máquinas del tiempo ni los relojes que dan vuelta atrás, pero estoy feliz porque sé que estás conmigo y cada vez más cerca”.

Todas las historias de las víctimas del atentado se encuentran en el libro “Sus nombres y sus rostros”. Podés leer más en este link.

Categorías: AMIA | Etiquetas: , , , | 5 comentarios

20 años y el recuerdo de un padre por su hija

Norberto tenía dos hijos, Juan Manuel y Jennifer

Norberto tenía dos hijos, Juan Manuel y Jennifer

Norberto Dubin tenía 33 años. Cariñosamente, le decían todos que era un gordo bueno. El menor entre cuatro hermanos, llevaba 17 años de casado y tenía dos hijos, Juan Manuel y Jennifer. Durante mucho tiempo trabajó como despachante de aduana y en el 87 entró a la AMIA. Atendía con cuidado y dedicación a los que llegaban al Departamento de Sepelios y cuando se enteraba de la muerte de un chico o de una persona muy joven, inmediatamente pensaba en su familia, especialmente en sus hijos.

Tenía muchos amigos, varios de ellos eran sus compañeros de trabajo, con los que se juntaba también los fines de semana y hasta se iba de vacaciones. Soñaba con comprar una casita junto al mar. Era un tipo alegre, siempre alegre; aunque tuviera problemas le encantaba contar chistes y estaba permanentemente haciendo bromas. 20 años después del atentado, del que fue una de las víctimas, así lo recuerda su hija:

“No puedo describir lo que siento, ya que el dolor sólo se puede sentir, como de a poco va desgarrado el corazón, que ya no hay palabras que lo alivien. Hoy tengo 28 años pero hace 20 años atrás era solo una nena a la que le gustaba jugar y sonreír siempre. Pero un 18 de julio de 1994 a las 9:53 explotó mi vida y así mi alma partió junto con el ser que más amo y me dio la vida. Papá, que trabaja en la sede de la AMIA cuando explotó la bomba, estuvo 6 días bajo los escombros.

Desde que él se fue cambió mi vida y la de toda mi familia. También aprendimos a convivir con ese dolor que jamás podemos superar. Mi vida siguió, me casé y tengo dos hermosos hijos. Mi alma sigue en pie para que nunca dejemos de tener memoria por ellos”.

Todas las historias de las víctimas del atentado y el emotivo recuerdo de sus seres queridos se encuentran en el libro “Sus nombres y sus rostros”. Podés leer más en este link.

Categorías: AMIA | Etiquetas: , , | Deja un comentario

Blog de WordPress.com. El tema Adventure Journal.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 150 seguidores