La influencia de la música judía en Astor Piazzolla

Piazzolla de niño

Piazzolla de niño

Radicado en Nueva York, con su familia, el músico dio sus primeros pasos con el bandoneón en una sinagoga de su barrio.

En 1821 el fabricante Heinrich Band creó un instrumento portátil inspirado en la concertina, con la intención de proveer de música a las pequeñas iglesias que no podían comprar ni mantener órganos. El invento, bautizado “bandoneón”, sería con el tiempo el símbolo máximo del tango.

Un niño de tan sólo 10 años, oriundo de Mar del Plata e hijo de inmigrantes italianos, que vivía en el suburbio neoyorquino de Brooklyn, alucinó con ese raro instrumento que le compró su padre, reconociendo su capacidad para la música. Los años de niñez que el músico argentino pasó en Estados Unidos fueron los más decisivos en su formación personal.

El hecho de vivir en un barrio de inmigrantes italianos y judíos generó una interacción cultural muy interesante. La familia Piazzolla vivía al lado de una sinagoga, escuchando constantemente tanto la música litúrgica como la de los músicos judíos en casamientos y festividades. Desde allí requerían al pequeño Piazzolla para que acompañara al jazán. Al finalizar la ceremonia, Astor tocaba solo con su bandoneón los freilaj klezmer tradicionales que había aprendido. Según sus propias palabras, era el “goy fun shabes”.

Se convirtió en un virtuoso bandoneonista

Se convirtió en un virtuoso bandoneonista

El ritmo vivaz y la síncopa de esas ‘tijeras’ fueron quedando indelebles en su memoria, así como el ídish de sus vecinos. Las melodías casamenteras de las sinagogas influyeron en la formación del revolucionario músico argentino y luego serían un decisivo aporte a la historia de la música de Buenos Aires. En su vuelta a la Argentina la ejecución del tango sería su fuente de ingresos al convertirse en un virtuoso bandoneonista.

Los especialistas afirman que muchos de los ornamentos de sus solos de bandoneón son muy cercanos a los que se escuchan en el klezmer, sobre todo en los sonidos del clarinete y el violín. Este sonido ajeno al tango más tradicional, por el cual su música no era comprendida, actualmente es inseparable de la música más representativa de  la Argentina. Del mismo modo, este entrecruzamiento de culturas presente en el tango piazzolliano es una constante en la conformación profunda de lo porteño en el siglo XIX.

Categorías: Inmigración, Personalidades | 1 Comentario

Plaza de la Shoá

Un espacio para recordar a las víctimas del Holocausto en la ciudad de Buenos Aires.

plaza-de-la-shoaEn 1996 el Congreso de la Nación sancionó la ley 24.636 “para la construcción de un monumento nacional a la memoria de las víctimas del Holocausto judío”. Diez años después se propuso utilizar el terreno conocido como Paseo de la Infanta, situado en el Parque 3 de Febrero (entre Av. Libertador, Infanta Isabel, Coronel M. Freyre y el terraplén de las vías del Ferrocarril Mitre), que pasó a llamarse “Paseo Marcela Brenda Iglesias”, recordando a la niña fallecida por la caída de una escultura mal emplazada.

En 2008, la Legislatura de la ciudad le dio el nombre definitivo al sitio: Plaza de Homenaje a las Víctimas del Holocausto-Shoá, que se inauguró oficialmente como paseo público el 2 de mayo de 2012, constituyendo un hito al ser la primera plaza en Latinoamérica que rinde homenaje a las víctimas del exterminio nazi.

“Quiero a la Argentina que me dio posibilidades; quiero a Buenos Aires, que es mi ciudad, y hoy quiero felicitar por esta posibilidad de tener un parque que recordará por siempre a las víctimas del Holocausto. La ciudad que adopté como propia toma el compromiso de mostrar a la ciudadanía toda que la Shoá existió, rindiendo tributo a los 6 millones de víctimas inocentes de Hitler. Ojala que esto sirva contra los negadores de la Shoá y sea imitado por otros países y ciudades”, expresó la sobreviviente Eva Rosenthal en el acto de inauguración.

El monumento principal en homenaje a las víctimas del Holocausto que tendrá lugar en la Plaza es responsabilidad del gobierno nacional y tomó dos años más en concretarse. En una reunión realizada en la Quinta de Olivos, la presidenta Cristina Fernández  entregó en abril a artistas y dirigentes de la comunidad judía la orden de ejecución.

La obra de los arquitectos Mansilla y Nielsen fue la ganadora del concurso del Monumento al Holocausto, realizado en 2009 y financiado a través de la Secretaría de Cultura. Tardará aproximadamente entre siete y ocho meses en estar lista, dependiendo de cuestiones climáticas.

Lo cierto es tanto el lugar como las demostraciones artísticas que allí se erijan serán un paso más en el trabajo por la memoria, profundizando en el mensaje que deja la Shoá para asegurarse de que sea una enseñanza para la humanidad, velando por la igualdad y la justicia.

Categorías: AMIA, Inmigración, Nazismo | Deja un comentario

Pesaj Sameaj!

publi pesaj original-01

Llega Pesaj y con la festividad, un mágico momento en el que, en medio de la vorágine cotidiana, aflora nuestro optimismo; reconociendo la capacidad renovada de emerger y renacer como Pueblo, de salir de la oscuridad hacia la luz, de transmitir nuestras memorias, de narrar nuestras historias, de celebrar una y otra vez la libertad de ser.

¿Cómo va a ser el Seder de este año? En qué va a ser diferente de todos los demás? ¿Quién se sentará alrededor de la mesa en nuestro Seder? ¿Qué nuevas preguntas surgirán? ¿Qué memorias compartiremos? ¿Cómo responderemos en este 5774 cuando nos pregunten: ¿Qué es este servicio, esta historia, para ti?

En un momento de anomia y de soledad, llevamos inscripto en nuestras historias y memorias familiares el secreto de la construcción de una comunidad que proporcione a nuestros hijos un sentido de cuidado y pertenencia.

En una época de desarraigo y marginación, nuestras historias están conectadas a una civilización religiosa con una historia de mas de 3.500 años de edad y un futuro infinito nutrido en la responsabilidad por el bien de la humanidad.

Nuestra capacidad para contar esta historia, una vez más de una manera renovada, pondrá a prueba nuestra fortaleza como líderes y narradores, madres y padres, abuelos y maestros.

Jag Pesaj Kasher Vesameaj!

Categorías: AMIA, Cultura y Tradiciones, Festividades | 1 Comentario

Comidas típicas de Pesaj alrededor del mundo

Diferentes comunidades judías alrededor del mundo celebran la festividad con platos frescos e intensos sabores. Compartimos algunas recetas para hacer de los ocho días de Pesaj un encuentro familiar, con un menú nutritivo que recupere nuestras tradiciones en cada comida que llegue a la mesa.

¿Te animás a preparar alguno de estos platos tradicionales?

Jaroset es la pasta que simboliza la argamasa que nuestros antiguos ancestros judíos utilizaron en la esclavitud en el antiguo Egipto, está presente en las mesas del Seder por todo el mundo. Sin embargo, las comunidades judías alrededor del mundo preparan versiones muy diferentes. Versión Turca:

Ingredientes: 225 gramos de dátiles sin semilla, 225 gramos de pasas, 2 tazas de manzanas peladas y ralladas, jugo de naranja o vino para humedecer y ½ taza de nueces finamente picadas.

Preparación: Picar en un procesador o licuadora todas las frutas juntas. Humedecer con jugo o vino, y agregar las nueces. Alcanza aproximadamente para 1½ taza.

Halegh

Halegh

Halegh: Los judíos de Persia lo preparan para sus Seder. Para simbolizar los cuarenta años en los cuales los judíos deambularon por el desierto después de salir de Egipto, muchos cocineros utilizan una variedad de cada tipo de fruta, utilizando varios colores diferentes de manzana por ejemplo, o diferentes tipos de peras o pasas.

Ingredientes: 1 taza de almendras, 1 taza de pistachos tostados y sin cáscara, 1 taza de nueces, 1 taza de pasas negras, 1 taza de pasas rubias, 1 taza de dátiles sin semillas, 1 cucharita de canela, 1 cucharita de jengibre molido, ½ cucharita de nuez moscada, 1 manzana grande, pelada, en cuartos y sin semilla, 1 pera grande, pelada, en cuartos y sin semilla, 2 bananas, peladas, 2-3 tazas de vinagre de manzana, ½ – 1 taza de jugo de granada y ½ – 1 taza de vino dulce casher.

Preparación: En un procesador combinar las nueces, las pasas, los dátiles y las especias. Pulsar hasta que las nueces estén picadas en trozos grandes. Agregar la manzana, la pera y las bananas, y pulsar hasta que estén picadas. Agregar 2 cucharadas de vinagre, ½ taza de jugo de granada, y ½ taza de vino. Pulsar nuevamente, agregando más vinagre, jugo o vino a gusto, como sea necesario para formar una pasta gruesa. No la hagas puré; la mezcla debe retener un poco de crocante. Rinde 6 tazas.

Bolitas de Matzá

Bolitas de Matzá

Bolitas de matzá: Una receta fácil para la clásica sopa Ashkenazi. Es tradicional servirla en sopa de pollo, aunque puede ser también en sopa de verduras.

Ingredientes: 2 litros de agua con sal, 3 huevos, ¼ taza de aceite o grasa, una pizca grande de sal y una de pimienta y 1 taza de harina de matzá (aproximadamente).

Preparación: Llevar el agua con la sal a hervor. Mientras estás esperando que se caliente el agua, hacé la masa de harina de matzá. Mezclá los huevos, el aceite, la sal y la pimienta. Luego agregá la harina de matzá, de a poco, hasta que la mezcla se espese pero aún esté pegajosa. La harina de matzá absorbe mucha agua, así que esperá 10 minutos para ver si necesitas más. Tu masa debe tener contextura de plastilina.

Humedecé tus manos y hacé bolitas de la masa (para bolitas grandes, hacela del tamaño de un huevo pequeño; para bolitas más pequeñas, hacela del tamaño de una nuez) Verter las bolitas en el agua hirviendo, luego bajar el fuego y deja hervir por al menos 30 minutos. Rinde aproximadamente para 12 bolitas de matzá pequeñas.

Para una versión polaca, agregar unas cuantas gotas de extracto de almendra a la masa de harina de matzá. Si hacés esto, también podés formar cada bolita alrededor de una almendra sin piel; es un toque elegante y lindo.

Minestra Dayenu: Esta inusual sopa es tradicional de Pesaj de la comunidad judía de Turín, en Italia. “Dayenu” significa “hubiera sido suficiente”, y es el coro de una hermosa canción en la en la que se agradece a Dios por habernos sacado de la esclavitud en Egipto.

Ingredientes: 7 ½ tazas de caldo de pollo bien saborizado, 3 matzot, cortadas en trozos pequeños, 3 yemas de huevo y 1 cucharita de canela.

Preparación: Llevar el caldo de pollo a hervor, agregar los trozos de matzá y hervir ½ hora, hasta que la matzá esté muy suave e inflada. En una sopera, batir las yemas de huevo con la canela y 4-5 cucharadas de agua fría. Luego verter gradualmente la sopa, revolviendo constantemente. Para 6 porciones.

Latkes

Latkes

Latkes de harina de Matzá: en Rusia era un popular desayuno en Pesaj.

Ingredientes: 1¼ tazas de queso cottage, 3 huevos separados, 1 cucharita de sal, 2¼ tazas de harina de matzá, 1 cebolla, rallada grande, o 3-5 cebollines, rebanados finos, 2-3 cucharadas de yogur blanco o agua, aceite vegetal, para fritura superficial, pimienta negra molida.

Preparación: En un recipiente, aplastar el queso cottage. Agregar las yemas de huevos, la mitad de la sal, la harina de matzá, la cebolla, el azúcar, el yogur (o el agua) y la pimienta. Batir las claras de huevo con la sal restante hasta que estén firmes. Incorporar un tercio de las claras batidas a la mezcla, luego incorporar las claras de huevo restantes.

Calentar aceite en un sartén (1,5 cm de profundidad) hasta que una hoja de matzá agregada a la sartén se dore inmediatamente. Verter cucharadas de la mezcla a la sartén; freir a fuego medio-alto hasta que la parte inferior esté dorada. Voltear cuidadosamente y freir por el otro lado.

Cuando estén cocidos, retirar los latkes de la sartén con una espumadera y escurrir en papel de cocina. Servir inmediatamente o poner en una lata de horno y mantenerlos calientes en el horno. Rinde unos 20 latkes.

Fuente: Aish Latino.

Categorías: Comunidades del mundo, Cultura y Tradiciones, Festividades | 4 comentarios

Studio Shenkin, el circuito cultural para jóvenes

Los alumnos de Shenkin

Los alumnos de Shenkin

Luego de haber superado la década y con un crecimiento continuo en cantidad de talleres e inscriptos, Shenkin se instaló como el espacio para desarrollar aptitudes artísticas y reflexivas, en un ambiente distendido y, a la vez, de alto nivel.

Los mejores profesores de la Ciudad de Buenos Aires eligen formar parte de esta propuesta abierta y gratuita, organizada por el Departamento de Juventud de AMIA para jóvenes entre los 18 y los 30 años. Diferentes instituciones de la comunidad judía ofrecen sus instalaciones para llevarlas a cabo.

Este primer cuatrimestre hay un total de 49 talleres; entre ellos los clásicos de siempre, como teatro, tela, stand up, y  yoga y estiramiento. Además este año hay 10 nuevas opciones, entre ellas: percusión corporal, taller de murales, arte y reciclado, folclore, un taller sobre arte y cultura israelí y otro de discusión sobre temas de diversidad y cultura(s). La oferta se seguirá ampliando a nuevos campos y áreas.

Sin dudas, el público estaba esperando su regreso, porque en la primera semana ya se sumaron más de 1500 inscripciones. Se calcula que cuando concluyan (el 18 de abril)  habrá 4000 inscripciones y unas 2500 personas inscriptas (cada persona puede anotarse hasta en 3 talleres). Las clases arrancan el 23 de abril y terminan la semana del 14 de julio.

Invitación a la varieté

Invitación a la varieté

A mediados del cuatrimestre (el 14 de mayo) en el Centro Cultural Carlos Gardel se realizará el Primer Ciclo Joven de este año con un grupo de Impro que se formó en Studio Shenkin. En tanto, el tradicional cierre de los talleres será en ese mismo lugar con una Varieté donde se podrán lucir todos los estudiantes.

También se están organizando presentaciones de talleres específicos o elencos que se formaron en Shenkin en años anteriores. Además, sigue la convocatoria a interesados en formar parte de un elenco de percusión, con la idea de producir un disco y actuar en diferentes ámbitos comunitarios y no comunitarios.

A veces un pasatiempo o quizás una veta artística que se descubre y cultiva. Otras la oportunidad de hacer amigos, contactos profesionales o, incluso, terminar el cuatrimestre en pareja con el compañero de al lado.

Studio Shenkin es, sin duda, una propuesta que sigue creciendo y parece no tener tope. Las anécdotas son muchas, las historias se multiplican y los que se sienten parte de este circuito no dudan en seguir haciéndolo girar.

Si querés conocer la oferta o inscribirte podés visitar la web www.studio-shenkin.org. Todas las novedades las podés seguir a través de Facebook/StudioShenkin y de Twitter @studioshenkin.

Categorías: AMIA, Cultura y Tradiciones | 1 Comentario

Cultura judía al alcance de todos

El domingo pasado se celebró Purim en las calles de la Ciudad. Esta iniciativa es una de las tantas acciones que el Departamento de Cultura de AMIA desarrolla con el fin de acercar la cultura judía a toda la sociedad.

Espectáculos, talleres y hasta una editorial propia. Desde 1945, año en que se comenzaron a llevar adelante acciones culturales para difundir las tradiciones milenarias de la comunidad, hasta hoy, que AMIA se convirtió en un referente en la temática, se recorrió un largo, intenso y productivo camino.

Festejo de Jánuka en Parque Centenario

Festejo de Jánuka en Parque Centenario

Promover la participación comunitaria y crear un punto de encuentro y de interacción con la sociedad en general es un objetivo que vemos cumplido ampliamente, ante el 120° aniversario de la institución. La variedad de propuestas que se generan desde AMIA Cultura alcanzan a un público amplio, que responde con su presencia continua, su satisfacción y agradecimiento.

Algunas de las actividades son:

AMIA para Chicos: Este programa forma parte de la agenda de muchísimas familias. Consiste en propuestas teatrales, artísticas y recreativas de excelencia, totalmente gratuitas y abiertas a toda la sociedad. Durante los recesos escolares refuerza su ciclo con “Vacaciones con Sombrilla” en verano y “Vacaciones con Bufanda” en invierno.

Festivales AMIA – Cultura en Movimiento: Se ponen a disposición del público los mejores espectáculos de música, danza y teatro, con entrada gratuita.

Bubi, la mascota de AMIA para Chicos

Bubi, la mascota de AMIA para Chicos

Música de Cámara: Ciclo anual de conciertos que se caracteriza por abarcar la pluralidad de las manifestaciones de la música, con un fuerte acento sobre la clásica.

Editorial Milá: Las publicaciones incluyen ensayos y estudios contemporáneos, historia viva testimonial, investigaciones y ficciones imaginativas (novela, cuento y poesía), tesis académicas y materiales de estudio de escritores israelíes contemporáneos.

Cursos y talleres: Se brinda un espacio de encuentro, debate y disfrute donde adquirir conocimientos prácticos y teóricos sobre temáticas específicas. Las actividades van desde Kabbalá hasta cocina judía. Requieren inscripción previa.

Feria del Libro: Presencia anual en el Predio Ferial de Buenos Aires con un stand donde adquirir los mejores títulos de literatura judía, observancia, material de estudio, filosofía y, entre otros. Se realizan también presentaciones especiales de concursos y catálogos.

Si te interesa contactarte con AMIA Cultura podés escribir a culura@amia.org.ar o llamar al 4959-8892. También podés seguir la página de Facebook y enterarte de todas las novedades.

Categorías: AMIA | Deja un comentario

El relato de una sobreviviente de la Shoá

Etka Gertler de Ursztein era una adolescente que, como tantos otros judíos, debía enfrentar al antisemitismo que se expandía en Polonia, cuando junto a su familia fue obligada a ingresar al Gueto de Lodz. Sería tan solo el comienzo del horror, que la llevaría a recorrer campos de concentración, y perder a su padre y dos hermanos.

Entrada del Gueto de Lodz

Entrada del Gueto de Lodz

Luchando siempre por sobrevivir, fue liberada con su madre y su hermana del barco Cap Arcona en 1945. Llegó a la Argentina con su pequeño hijo nacido en Alemania y su esposo, también sobreviviente de Auschwitz. Formó su familia y vivió una vida plena. Pero a sus más de 80 años decidió quebrar el silencio y relatar su experiencia. 

Porque sabe que, si bien recordar puede ser doloroso, es aún mayor el dolor de la indiferencia y el olvido; porque quiso dejar un legado; porque en cada testimonio hablan las víctimas, las que sobrevivieron y las que no; y porque cada palabra es una herida sin consuelo y es también un grito de justicia.

Etka, quien es socia de AMIA desde el origen de la institución, formalizando así su pertenencia comunitaria, nos hizo llegar su libro Un dolor menor es contar la verdad. A continuación compartimos un fragmento:

Tapa del libro Un dolor menor es contar la verdad

Tapa del libro Un dolor menor es contar la verdad

“El tiempo se había convertido en un enigma. Nadie sabía cuánto ni qué marcaba el almanaque. Días, horas, semanas. Era lo mismo. Era nuestro fin, nuestra terminación en cámara lenta y sin saber cuándo, con exactitud, cerraríamos los ojos para no volver a abrirlos.

Ese día escuchamos un estruendo atronador. Los alemanes nos reunieron a todas. Estábamos, la verdad, muertas… Dormíamos, comíamos, hablábamos sobre los muertos. No entiendo aún cómo, después de haber caminado sobre cadáveres, estoy sentada aquí, ahora, en el living de mi casa, contando todo esto. Creo que hacerlo ayuda, hasta a mí misma, a creer que haya sucedido.

¿Cómo puede suceder que un ser humano, después de haber habitado, literalmente, sobre muertos aún continúe vivo?

El estruendo pertenecía a las tropas del Ejército Ruso, que marchaban cada vez más cerca. La liberación de Sttuthof se llevó a cabo a fines de abril de 1945. Lo primero que bombardearon fue el cementerio y las cámaras de gas, que tenían capacidad de matar a 150 personas por vez. Pero ninguna de nosotras llegó a saberlo.

Ni siquiera sabíamos que el fin de la guerra se acercaba. No sabíamos del avance de los norteamericanos ni que apenas un mes y unos días después, el 6 de junio de 1944, las fuerzas aliadas desembarcarían en Normandía, en la costa francesa, para iniciar desde allí la liberación progresiva de los territorios ocupados por los nazis. El comienzo del fin para su sangriento dominio.

Pero, como deseaban evitar que los rusos o los aliados encontraran a todos esos prisioneros como muertos en vida, convertidos en espantosos rastros aún vivientes erigidos en evidencia de las atrocidades que habían cometido, decidieron trasladarnos, aplicando la misma política en toda Europa: borrar todas las huellas del desastre. Y, si las circunstancias aún lo permitían, seguir obteniendo beneficios de la explotación de mano de obra esclava hasta el mismo final, aunque ya nadie podía siquiera levantar su brazo para tocar su propia cabeza.

Al escuchar el amenazante trueno del bombardeo miré a mi madre y a mi hermana, y les dije, con un hilo de voz: Dios me libre, nos van a matar a todos. Quisiera vivir un día más para contar mi historia y ¿sabés para qué? Para comer un pedazo de pan con arenque. Mamá, ella era tan dulce, riendo, me respondió: Vas a ver, Dios nos va a dar vida. Mientra haya sangre fluyendo por una vena, hay esperanza”.

Categorías: AMIA, Inmigración, Nazismo, Testimonios | Deja un comentario

Red Escolar Judía

El inicio del ciclo lectivo 2014 nos permite repensar los múltiples desafíos que se presentan al asumir la transmisión de conocimientos y valores a las jóvenes generaciones. Desde el Consejo Central de Educación Judía de la República Argentina (Vaad Hajinuj Hakehilatí), AMIA despliega el compromiso con el pasado, el presente y el futuro de nuestro pueblo.

La escuela es un lugar de identificación

La escuela es un lugar de identificación

La escuela debe ser un lugar donde se desarrolle una identificación positiva que garantice la continuidad, por eso el Vaad Hajinuj trabaja para fortalecer el escenario educativo comunitario con una oferta diversa y pluralista, comprometida con la vida judía local. Más de 22.000 alumnos integran todas las expresiones institucionales, bajo los principios de la justicia social y con una activa participación en la sociedad argentina.

El Consejo tiene además un rol clave en la formación, capacitación y perfeccionamiento de recursos humanos para todos los niveles del sistema educativo. Desarrolla y supervisa planes y programas de estudio; edita y publica materiales pedagógicos, y representa a las instituciones de la Red en los diferentes marcos educativos municipales y nacionales.

Asimismo, desde el Programa Incluir se apoya a las escuelas en el desarrollo y sostenimiento de proyectos de inclusión de niños con necesidades educativas especiales, con o sin certificado de discapacidad, respondiendo a sus inquietudes en cuanto a normativas, proyectos pedagógicos, vínculos entre instituciones y rol de los maestros integradores en el aula.

Más de 22.000 alumnos integran la Red

Más de 22.000 alumnos integran la Red

Se ofrece la coordinación de talleres para los equipos docentes con el propósito de generar un debate acerca de las condiciones institucionales e individuales que pueden favorecer u obstaculizar el desarrollo cotidiano de los proyectos pedagógicos que atiendan a la diversidad de su alumnado.

El crecimiento de los marcos educativos, formales y no formales, se fomenta también a partir de la Federación de Comunidades Judías de la Argentina (Vaad Haakehilot) en las comunidades del interior del país que integran este programa. La mejora continua en educación no sólo se observa en el crecimiento cuantitativo de alumnos dentro del sistema educativo, sino también en la excelencia académica que proyecta un futuro promisorio para la comunidad.

Celebrando su 120º aniversario, AMIA renueva en forma permanente su apoyo a la tarea educativa que llevan adelante las instituciones de la Red Escolar Judía y reafirma la identificación plena con el legado milenario de nuestro pueblo. La existencia de escuelas comunitarias sólidas y diversas, que sustentan visiones educativas coherentes, permite dar respuesta a las múltiples expresiones de la vida judía.

Categorías: AMIA, Comunidades del interior, Cultura y Tradiciones | 2 comentarios

120 años haciendo comunidad

Una imagen que en su interior relata la historia de AMIA, cuenta su misión y señala el camino al futuro.

1392723637714 Vida, renovación, transmisión, diversidad y legado. Cinco palabras que resumen el concepto de AMIA, mirando al pasado y de cara al futuro, a 120 años de su fundación. Una historia que comenzó a contarse un 11 de febrero de 1894, cuando un grupo de inmigrantes, dirigentes de diferentes instituciones comunitarias, decidieron fundar la “Jevrá Keduschá”.

Años más tarde, cuando ya había adoptado el nombre de AMIA, se organizaron una serie de festejos para conmemorar el centenario de su creación. Era 1994 y un día que nunca olvidaremos,  el 18 de julio, cuando esos festejos se detuvieron al impactar una bomba contra la sede de Pasteur. 85 personas murieron en el atentado y hubo cientos de heridos. Pero su memoria y el reclamo de justicia sigue presente, cada día.

La comunidad se reorganizó y en 1999 se inauguró el nuevo edificio, en el que habitan hoy diversas instituciones. Por eso, por su historia y lo que representa, ante el 120º aniversario y a poco de cumplirse 20 años del atentando, se busca propiciar una mirada común que retome los valores originales.

Una marca donde el ojo  descubre

Una marca donde el ojo descubre

Para reflexionar, indicar y construir se creó desde AMIA una viñeta original; una marca desarrollada artísticamente a través de una ilustración, de trazo diverso. Cada número que compone el 120 tiene un eje a comunicar:

1: El Pasado / La inmigración, Lo judío, Las raíces y valores

2: El presente, Argentina, La acción

0: El Futuro / La generación que viene, El mundo, La visión y valores

De lejos, el “120” se lee como un número, pero al acercarse el contenido se enriquece al encontrar diferentes conceptos que hacen a la historia, el pasado, el presente y el futuro de la organización. Una marca donde el ojo va descubriendo, haciendo de su lectura una experiencia.

Iremos repasando en este espacio los hitos institucionales para comprender por qué AMIA es hoy la “institución madre” y centro de la vida comunitaria, y una de las principales organizaciones sociales de la Argentina.

¿Qué te parece la marca del 120 aniversario? ¿Cuál creés que es el mayor aporte que realiza AMIA a la sociedad?

Categorías: AMIA | 1 Comentario

Numerados, una historia de heroísmo y dolor

Sobrevivientes que cuentan su relación con el número que llevaron en el campo de concentración y jóvenes judíos que “heredan” la marca familiar. No es un fenómeno de masas y mucho menos una moda. Es una manera de no olvidar, de apropiarse de la historia, de recuperar el pasado para encarar el presente, de unirse y comprenderse. 

El número se convirtió en un símbolo

El número se convirtió en un símbolo

Para algunos es una prueba de heroísmo

Para algunos es una prueba de heroísmo

Alrededor de 4 mil sobrevivientes del Holocausto tienen todavía en su brazo izquierdo los números con los que los nazis los marcaron. Sobre todo en los años inmediatamente posteriores al plan para exterminar a los judíos, algunos lo llevaban con vergüenza y lo escondían. Para otros era, ni más ni menos, la prueba de su heroísmo, de su resistencia y su fuerza.

Lo cierto es que el número se convirtió mundialmente en un símbolo de supervivencia que traspasó generaciones. Ahora son los más jóvenes de la familia los que, por elección, lo llevan tatuado en sus brazos. Eso fue lo que descubrieron Dana Doron y Uriel Sinai con su proyecto “Numbered” (Numerados), en el que fotografiaron y grabaron a sobrevivientes hablando de su relación con el número.

“Es un monumento vivo que está desapareciendo. Son personas que han tenido una experiencia única y han estado expuestos por el número toda la vida: todo el que lo ve sabe por lo que han pasado”, dice Doron, quien se propuso en 2008 reflejar cómo era convivir diariamente con ese trozo de Auschwitz en el brazo.

Por elección, jóvenes lo llevan tatuado

Por elección, jóvenes lo llevan tatuado

Así conocieron la historia de Ayal Guelles, un joven de Tel Aviv de 28 años, que se hizo un tatuaje idéntico al de su abuelo (en el mismo lugar, con los mismos caracteres, el mismo número): A-15510. “Es un símbolo de su herencia. Pero también tiene otro significado más abstracto: una denuncia de cómo convertimos a las personas en objetos”, explica, y recuerda que cuando le mostró a su abuelo su brazo no le gustó, pero entendió que era su forma de impedir que se olvidase su historia.

Diferente es el caso de Eli Sagir, quien le pidió permiso a su abuelo para copiar su número, el 157622, al que añadió un pequeño diamante que representa su apellido. Su madre, hermano, tío y primo también se grabaron la cifra. Diamant fue uno de los pocos que sobrevivió hasta que los aliados liberaron el campo de Auschwitz, pero perdió allí a sus padres y tres hermanos.

Efe, de 21 años, tuvo también una respuesta positiva: “Cuando se lo mostré, mi abuelo lloró y me besó el brazo. Me preguntó por qué lo había hecho. Le dije que cuando tenga hijos me preguntarán qué es y yo les contaré. Y así ganaremos tiempo, prolongaremos su memoria”. Hoy, que su abuelo murió hace un tiempo, la marca permanente en su brazo es otra manera de recordarlo.

Doron y Sinai recuperan en “Numerados” la historia de dos hermanas religiosas que compraron brazaletes de oro con el número a sus diez hijos después de que uno pidiese permiso para tatuárselo, ya que el tatuaje es en verdad algo prohibido por el judaísmo.

Los motivos que llevan a marcar la propia piel son muchos y muy personales. Cada uno va encontrando, a su modo, la manera de recordar a los seres queridos, de acompañar en el dolor y de conectarse con el pasado. De lo que no caben dudas es que esta historia compartida sigue doliendo y dejó su sello, tanto material como intangible.

Si querés ver el trailer de “Numered” hacé click acá. Ver más fotos en este enlace

¿Qué opinás de ésta manera de recordar a las víctimas de los campos de concetración? ¿Alguna vez pensaste en hacerte un tatuaje similar?

Categorías: Inmigración, Nazismo, Testimonios | 2 comentarios

Create a free website or blog at WordPress.com. El tema Adventure Journal.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 116 seguidores