Disculpas de un pueblo alemán a la comunidad de Misiones

Los habitantes de Michelstadt, Alemania, tomaron la iniciativa de hacer una investigación para buscar a los descendientes de los judíos alemanes asesinados. Para disculparse por las atrocidades cometidas durante la Segunda Guerra Mundial contaron con el compromiso del alcalde de la ciudad Stefan Helverg.

Buscaron a los descendientes de los judíos alemanes asesinados

Buscaron a los descendientes de los judíos alemanes asesinados

El pedido de perdón llegó después de 70 años hasta Misiones, donde se asentaron varias familias que en 1935 escaparon del nazismo, dejando todo sin poder mirar atrás. Primero viajaron desde Europa en barco hasta Villa Rica, Paraguay, donde comenzaron una nueva vida. Luego en la provincia de Argentina se afianzaron en la actividad comercial.

La investigación de los ciudadanos de Michelstadt fue primero un libro y después un encuentro cara a cara. “Yo les digo a mis amigos que son cosas que jamás me hubiese imaginado vivir. Que una persona de Alemania o un grupo nos inviten, nos pidan disculpas y nos atiendan de la manera que nos atendieron fue muy especial”, dijo Alberto Lindheimer, el presidente de la Comunidad Israelita de Misiones, cuyo  tío abuelo fue una de las doce personas asesinadas por los nazis que residían en ese pequeño pueblo de Alemania. Por su parte, Matilde Speyer, miembro de la Comunidad misionera, contó que “textualmente este grupo de personas nos dijeron: Les pedimos perdón por las atrocidades que cometieron nuestros abuelos a vuestros ascendentes”.

El pedido de perdón llegó después de 70 años hasta Misiones

El pedido de perdón llegó después de 70 años hasta Misiones

El presidente de la Comunidad contó que junto a los ciudadanos de esta ciudad colocaron piedras de tropiezo en el monumento que recuerda a los judíos asesinados por los nazis. Además el alcalde Helverg, recibió en su despacho a los descendientes y les entregó la llave de la ciudad. Durante la bienvenida, aseguró: “Nos hemos reunido para conmemorar y homenajear a los descendientes de los judíos alemanes aniquilados entre 1933 y 1945. Nos alegramos que este encuentro haya sido posible. Somos conscientes de los sentimientos encontrados con los que ustedes han venido. Ustedes saben el horror por lo que pasaron sus familiares en esta ciudad y los judíos en general bajo el régimen nazi. Este horror, a 70 años de lo sucedido es difícil de entender. No podemos comprenderlo. Si estoy seguro que sus ancestros estarían orgullosos de la presencia de ustedes aquí. Solamente puedo pedirles mi perdón por lo sucedido”.

El pueblo de la provincia de Misiones es ahora noticia mundial por este gran gesto de humanidad. “Esta es una reconciliación histórica por parte de las autoridades y ciudadanos de este pueblo”, resumió Lindheimer. Si bien no hay medida para el dolor, tanto el perdón como la búsqueda de justicia ayudan a cicatrizar las heridas. El recuerdo de los ancestros, su lucha y su fortaleza fue sin dudas glorificada, en un encuentro que vuelve a unir lo que nunca debió haberse roto.

Categorías: Ciudades europeas, Comunidades del interior, Inmigración, Nazismo, Testimonios | Etiquetas: , , , , | Deja un comentario

Simjat Torá, alegría y tradición

Dios nos dio las Segundas Tablas, porque nos consideró aptos para recibirlas

Dios nos dio las Segundas Tablas, porque nos consideró aptos para recibirlas

Después de ocasiones festivas, Dios nos pide un último día, sólo con nosotros. No hay actividades especiales: no hay shofar, juicio, sucá, lulav. De hecho, las festividades anteriores involucraban a toda la humanidad: en las Altas Fiestas Dios juzga a todo el mundo. En Sucot llevábamos ofrendas al Templo para el bienestar de todas las naciones. Simjat Torá es distinto. No hay nadie más, sólo nosotros.

¿Cómo celebramos nuestro día especial con Dios? Tomando Su regalo especial para el pueblo judío: alzando Su Torá y bailando con ella. ¿Pero por qué celebramos la Torá en este día? ¿Acaso no recibimos la Torá en la festividad de Shavuot que conmemora la Revelación en el Monte Sinaí? ¿Por qué el extremo opuesto del año?

La respuesta es que perdimos la Torá que recibimos en Shavuot. Después de la Revelación, Moshé permaneció en la montaña durante 40 días más, mientras Dios le enseñaba la Torá que después él debería enseñarle a la nación. Moshé descendió de la montaña y encontró a una parte de la nación bailando alrededor de un Becerro de Oro, mientras la mayoría del pueblo permanecía indiferente ante la tragedia. Moshé rompió las Tablas. Perdimos la Torá que acabábamos de adquirir; no fuimos capaces de vivir a la altura de sus ideales.

Moshé pasó los 40 días siguientes pidiéndole a Dios que no eliminara a la nación por completo. Luego pasó otros 40 días en el Monte Sinaí recibiendo las Segundas Tablas. Volvió en Iom Kipur, cuando Dios perdonó a toda la nación. Esta es la Torá que celebramos en Simjat Torá.

Dios nos dio las Segundas Tablas, porque nos consideró aptos para recibirlas. Acababa de perdonarnos en Iom Kipur y decidió aceptarnos de nuevo. En Simjat Torá cada uno de nosotros celebra acercándose a esa Torá que Dios nos confió y bailando con ella. Por esta misma razón, cada uno de los miembros de la sinagoga es llamado a la Torá para la lectura de una sección.

Cada uno de nosotros tiene su historia personal, cómo se convirtió en la persona que es actualmente y qué significa la Torá para él. Nadie tiene el monopolio de la sabiduría de Dios. Todos podemos estudiarla y reconocer el mensaje personal que tiene para cada uno. Cuando bailamos en Simjat Torá, celebramos que hemos sido limpiados en Iom Kipur. Celebramos que Dios ha vuelto a aceptarnos. Y celebramos que la Torá es nuevamente nuestra.

Fuente: Aish Latino

Categorías: AMIA, Cultura y Tradiciones, Festividades | Etiquetas: , | 1 comentario

Celebramos Sucot, un millón de veces juntos

Durante la festividad de Sucot, que se celebra este año entre el 8 y el 15 de octubre, recordamos el camino de la esclavitud a la libertad.

Nos transportamos a los momentos de precariedad que tuvo que atravesar el pueblo judío durante su paso por el desierto hasta Eretz Israel, la Tierra Prometida. La Sucá simboliza la cabaña provisoria en la que dormían los judíos luego de ser liberados de  Egipto. Sucot es la Fiesta de la Alegría, de la construcción de las cabañas y su embellecimiento.

Es la celebración de la vida natural, la hospitalidad y de nuestro vínculo con la naturaleza en toda su magnitud. En Sucot comenzamos a cumplir todo aquello que nos propusimos en Iom Kipur, construyendo un futuro positivo sostenido en la alegría que nos generan los cambios de una vida mejor.

Nuestro deseo es que sepamos multiplicar esa alegría entre todos. ¡Jag Sameaj!

AMIA - Sucot

Categorías: AMIA, Cultura y Tradiciones, Festividades | Etiquetas: , , | Deja un comentario

Gino Bartali, el ciclista que es leyenda

Bartali salvó la vida a cientos de judíos

Bartali salvó la vida a cientos de judíos

Fue un héroe más allá del deporte que salvó la vida a cientos de judíos durante la Segunda Guerra Mundial, sin que nadie lo supiera hasta después de su muerte.

En una Europa cada vez más convulsionada, con 22 años se convirtió en el inesperado ganador del Giro de Italia 1936. Esa fue la primera de sus tres conquistas en la tradicional competencia. Obligado por el gobierno de Mussolini, en 1938 Bartali renunció al Giro y se concentró en el Tour de France. Se quedó con la famosa carrera y con esta actuación, definitivamente se consagró como la gran figura del ciclismo. A la vez, su imagen quedó relacionada al fascismo, sin embargo no hay pruebas que lo vinculen a esa ideología. Más bien todo lo contrario.

Los que deberían haber sido los años de plenitud deportiva de Bartali coincidieron con la Segunda Guerra Mundial. El ciclista, un católico convencido que apoyó siempre a la Democracia Cristiana, pedaleó también por una causa arriesgada en los años álgidos del fascismo: el salvamento de los judíos italianos.

Entre 1943 y1944, Bartali integró una sociedad clandestina creada por la Unión de las Comunidades Israelíes que con el apoyo de varios arzobispos en remotas abadías o conventos fabricaba pasaportes falsos para que los judíos pudieran escaparse de Italia. Bartali recorrió las carreteras secundarias y los caminos secretos de la Toscana encima de su bicicleta, llevando consigo documentos falsos que serían utilizados por numerosos judíos de la región en su fuga hacia la libertad.

Su misión era transportar documentación ficticia

Su misión era transportar documentación ficticia

La misión del ciclista era transportar a través de la región documentación ficticia y en otras oportunidades sirvió de guía para mostrarles a los fugitivos caminos seguros por donde transitar. Si en el trayecto lo paraba la policía decía que estaba entrenando. Como nadie se animaba a contradecir a un ídolo que, además, contaba con el beneplácito del Duche, le pedían un autógrafo y lo dejaban continuar sin hacer más preguntas.

Sus funerales, celebrados en Florencia, donde murió en mayo de 2000 a los 86 años, fueron una impresionante demostración de duelo popular. Pero sus compatriotas ignoraban entonces la participación de Bartali en una red clandestina de resistentes. Esto salió a la luz gracias a tres cuadernos de apuntes de su principal organizador, Giorgio Nissim, que tuvo una participación fundamental en los movimientos de asistencia, que llegó a poner a salvo a 800 judíos de Toscana.

Bartali, leyenda, campeón y mito de un ciclismo pobre y sin trucos,  se convirtió en una figura popular por sus hazañas, su simpatía y cordialidad, pero también por una simplicidad que supo mantener incluso en la cumbre del éxito.  En la competencia daba todo, luchaba siempre y no le gustaba quedarse atrás. En la vida también. Incansable y jamás decidido a rendirse, es hoy una parte de la historia de Italia.

Categorías: Ciudades europeas, Cultura y Tradiciones, Personalidades, Testimonios | Etiquetas: , , , , , | Deja un comentario

The Shabbos Project

Se van realizar actividades relacionadas con Shabat

Se van realizar actividades relacionadas con Shabat

La comunidad judía se prepara para un evento internacional en el que la ciudad de Buenos Aires participa como una de las más de 150 sedes mundiales, en el que se propone experimentar la unidad familiar y comunitaria del Shabat.

Shabbos Project nació el año pasado cuando el rabino Abraham Goldstein inició una campaña para instar a los judíos de Sudáfrica a celebrar Shabat juntos. La comunidad respondió y el 12 de octubre pasado muchos festejaron masivamente y por primera vez la alegría del Shabat. En 2014 el proyecto se extendió a nivel global y ahora Shabat Argentina dice presente, con el auspicio del Gobierno de la Ciudad; así como las provincias de Córdoba, Rosario, Mendoza, y la ciudad de Bahía Blanca.

¿Cuál es el objetivo? La unión de todos los judíos del mundo; crear espacios cálidos en las familias; conectarse con la herencia; descubrir la luz de Shabat, momento central de la identidad judía; alejarse de las distracciones y demandas de la vida diaria; renovarse espiritual, física y emocionalmente.

¿Qué actividades se realizarán? En la ciudad Buenos Aires, el jueves 23 de octubre 5000 mujeres van a amasar pan trenzado (jala) en el Rosedal (actividad previa al shabat). En simultaneo en 150 ciudades alrededor del mundo, el 24 y 25 de octubre, en lugares públicos y privados. Además, el sábado 25 por la noche se va a realizar la Havdalá, la ceremonia en la que se despide el Shabat, y se va a realizar un recital de música judía frente al Planetario.

Algunos lo descubrirán por primera vez, otros lo redescubrirán y habrá quienes, conociendo la tradición, inviten a su familia y amigos a participar de esta fiesta comunitaria. ¿Te animás a ser parte?

Mirá más información en este link o regístrate acá para encontrar un lugar donde celebrar el Shabat.

Conocé más del proyecto en este video:

Categorías: Cultura y Tradiciones, Festividades | Etiquetas: , , | Deja un comentario

‪#‎5775vecesShanaTova‬

Si tenés ganas de enviar un mensaje para las fiestas y no se te ocurre cómo hacerlo, descargate estas postales alusivas, haciendo click acá. ¡Compartilas con tu familia y amigos!

5775_Postal_InfantiL-01

5775_Postal_Mascherano-015775_Postal_Institucional-01

Categorías: Uncategorized | Deja un comentario

Rosh Hashaná: El llamado a despertar

“Holidays”, de Michal Meron

“Holidays”, de Michal Meron

El año 5774 está terminando y el calendario hebreo nos pide evaluar lo vivido para recuperar en nosotros la chispa divina. Es tiempo de mirar retrospectivamente, de preguntarnos y escuchar para renovar mente y espíritu.

El sonido del Shofar, el más antiguo y primitivo instrumento de viento, toca las fibras más íntimas y funciona como un “despertador espiritual” que demanda ir hacia lo más profundo. Su llamado nos despierta y revitaliza nuestros sueños para avanzar con los ojos bien abiertos hacia los objetivos que nos planteamos para el año que comienza.

El 5775 llega permitiéndonos emerger como individuos, familias, comunidad y sociedad con mayor creatividad, capacidad, energía y disposición interna. Los días desde Rosh Hashaná, el de Iom Kipur y los siete entre ellos tenemos la posibilidad de corregir nuestros errores y la oportunidad de un nuevo comienzo.

Desde Rosh Hashaná hasta Iom Kipur podemos corregir nuestros errores y vislumbrar un nuevo comienzo.

Desde Rosh Hashaná hasta Iom Kipur podemos corregir nuestros errores y vislumbrar un nuevo comienzo.

Hay quienes ven el perdón como una forma de debilidad pero disculparse es una muestra de fortaleza, de amor y de reconciliación. En Iom Kipur rectificamos el daño y podemos disculparnos desde el corazón, con conciencia. El cambio precisa de tiempo, trabajo y constancia; de reflexión y acción.

Podemos elegir ingresar al 5775 a través de las puertas de la solidaridad, el amor, la entrega, la calidad y la justicia. Quizás este 5775 nos permita reparar y mejorar, conservando la unidad y la compasión. Que este sea un año de Paz para toda la Humanidad.

Compartimos un poema del escritor Edmond Jabes, para avanzar sabiendo lo que fuimos, lo que somos  y aquello a lo que queremos llegar.

El más alto desafío

Y el hombre dijo a ese Dios:
“No oigo sino a Ti, pero no Te oigo.
No veo sino a Ti, pero no Te veo.
No busco sino a Ti, pero no Te busco.
No espero sino a Ti, pero no Te espero.
No concibo sino a Ti, pero no te concibo.
No golpeo sino a Ti, pero no te golpeo.
No me interrogo sino en Ti.
No me valoro sino en relación a Ti.
No hay sino palabra en el seno de Tu palabra.
No soy vocablo sino donde Tú estás escrito”.
Y Dios dijo al hombre:
“Soy la despótica, la obsesiva, la más enigmática
de tus creaciones, después del verbo”.
Y el hombre dijo:
“¿Soy el verbo?”
Y Dios dijo:
“Soy la interrogación del verbo”.
Y el hombre dijo:
“¿Soy el verbo en consideración?”
Y Dios dijo:
“Que tu hálito, oh blancura, sea grafía previa
en el mármol negro de Mi palabra. De lo que se
escribe febrilmente de día, las tablillas de la noche
nos permitan la lectura”.
Y el hombre dijo:
“Mi lengua es polvo locuaz. Dame otra lengua”.
Y Dios dijo:
“El polvo es mármol y el vacío, universo”.
Y el hombre dijo:
“¿Dónde estoy?”
Y Dios dijo:
“¿Qué importa dónde estás? Donde estás, ya no te veo”.
Y el hombre dijo:
“¿Te di acaso ojos demasiado débiles?
Y Dios dijo:
“Me has dado ojos de infinito”
Y el hombre dijo:
“Hunde Tu mirada en mí. Llevo en mi seno el infinito”.
Y Dios dijo:
“Que nuestra ausencia sea alianza”.
Y el hombre dijo:
“¿Dónde estás Tú?
¿Dónde estoy yo?”

Fuente: “Panorama de la poesía judía contemporánea, celebración de la palabra”. Selección y Prólogo: Eliahu Toker. Ed. Milá, 1989.

Categorías: Uncategorized | 2 comentarios

Ingresar al 5775 de la mano

Por Batia Nemirovsky*

Rabí Jaim de Zunz  nos lega este relato: Un hombre  vagaba, perdido, a través de un espeso bosque. Había estado caminando durante muchos días. Tenía hambre, sed, cansancio y estaba muy asustado. Cuando las  últimas gotas de esperanza se evaporaban de su corazón, vio a la distancia una mujer. “¡Estoy salvado!”, pensó. “Sin duda, ella sabe cual es  la salida de aquí”.

El hombre  y la mujer comenzaron a correr el uno hacia la otra y en cuanto más se acercaban  podían ver su mirada de expectante ilusión. Jadeantes, dijeron al mismo tiempo: “Gracias a Dios que hay alguien más en este bosque. Pensé que nunca iba a encontrar mi camino”. Rápidamente el optimismo se fue de sus caras al darse cuenta de que ambos estaban perdidos. Pasó un momento antes de que pudieran levantar la cabeza una vez más, pero lo lograron. 

Tuvieron la suerte de encontrarse. Ella ciertamente sabía qué caminos ya había recorrido en el bosque, y él conocía los que había andado. Juntos podrían forjar uno nuevo que, tal vez, los podría conducir a un lugar seguro. Y, de no ser así, por lo menos no estarían solos. Los dos continuaron su búsqueda en conjunto, llenos de nuevas esperanzas.

Que sea el inicio de un año bueno y dulce, lleno de visiones compartidas

Que sea el inicio de un año bueno y dulce, lleno de visiones compartidas

Realmente, estamos mejor cuando estamos con otros, aun cuando sabemos que vivimos en un mundo fragmentado y que al leer cada mañana el diario o escuchar las noticias, en general nos llenamos de aflicción. Este Rosh Hashaná podemos preguntarnos si reconocer nuestros pecados, los borra, ¿No sería maravilloso si el recitar los pecados del mundo lo dejara en situación de borrón y cuenta nueva? No tenemos ninguna plegaria para purgar los males del entorno, pero tal vez una mirada más cercana a nuestros mundos revelará bellezas ocultas.

A veces  al mirar un cuadro a la distancia no nos gusta. Sin embargo, cuando nos acercamos vemos imágenes más pequeñas que nos brindan una nueva y renovada sensación frente al cuadro, y una dimensión de análisis distinta. Así es nuestra mirada del mundo, que se puede ver bastante feo cuando lo tomamos en conjunto. Como con las obras de arte, una mirada más cercana, a menor distancia,  podría revelar algo mucho más atractivo que lo que vemos en la superficie.

Planteémonos el desafío de cerrar los ojos y abrir la mente

Planteémonos el desafío de cerrar los ojos y abrir la mente

Tratemos  de mirar más de cerca por un momento. Planteémonos el desafío de cerrar los ojos y abrir la mente. Al hacer este ejercicio podemos ver grupos de  personas que trabajan por la paz entre las naciones; grupos humanitarios que envían recursos y alimentos a países y zonas geográficas donde la vida es muy difícil y los recursos escasos; médicos y científicos que trabajan e investigan para  encontrar tratamientos y curas para enfermedades que hasta no hace muchos años provocaban la muerte.

Ahora, al abrir  los ojos, veamos este mismo espacio, lleno de gente que comparte un momento único de celebración, un nuevo aniversario de la Creación. Un grupo de personas distintas unas de otras que se sienten interpeladas por las mismas memorias. Al igual que las pequeñas imágenes de una pintura, estos son los aspectos hermosos de nuestro mundo.

Nuestra vida no debería vivirse sólo por los horrores que vemos en las noticias, sino por la alegría que encontramos en nuestros hogares, lugares de trabajo y comunidades. A veces todos necesitamos mirar desde una nueva perspectiva. Cada uno de nosotros tiene ese poder, y es una maravilla proponernos ayudar a otros a ver la belleza donde parece no existir.

Tal vez somos como el hombre y la mujer que estaban  perdidos y asustados, pero al igual que el  bosque nuestro mundo será menos temerario si nos acercamos a él juntos. Aunque estemos perdidos podemos compartir la  esperanza de que encontrar nuestro camino a un lugar mejor.

Al término de nuestras celebraciones, de estos Iamim Noraim, veamos algo más que los males del mundo. Abramos los ojos a las bellezas que dominan  la escena, incluso en las situaciones más tristes. Cuando podamos por nosotros mismos percibir estas bellezas, ayudaremos a que otros las vean.

Hayom Harat Olam, este es el cumpleaños del mundo. Que también sea el cumpleaños de una nueva perspectiva y comprensión de las bellezas de nuestro planeta, y que sea el inicio de un año bueno y dulce, lleno de visiones compartidas y de Tikva, esperanza.

LeShanah Tovah tikateivu.

* Directora del Vaad Hajinuj Hakehilatí (Consejo Central de Educación Judía de la República Argentina). Podés leer más reflexiones en morabatia.wordpress.com.

Categorías: Cultura y Tradiciones, Festividades | Etiquetas: | 1 comentario

Recetas para Rosh Hashaná

Por Nelson Wejkin*

Nelson Wejkin se especializa en cocina étnica y judía

Nelson Wejkin se especializa en cocina étnica y judía

Como todos los años en el mes Elul, último del calendario hebreo, el pueblo judío comienza a prepararse para las altas fiestas: Rosh Hashaná (año nuevo) y Iom Kipur (día del perdón). Como en otras festividades, hay costumbres y tradiciones que hacen de esta una fecha muy especial. Las familias se reúnen alrededor de la mesa familiar. Se acostumbra en el seder compartir ciertos alimentos como símbolos de deseos para el año entrante.

Está presente siempre la manzana con miel, como aspiración de tener un año redondo y dulce. También al finalizar la cena y junto al te o café comemos el “leikaj de miel”. En la mesa festiva no puede faltar el pescado, símbolo de la fertilidad y también augurio de multiplicarse como los peces; al igual que la granada, la carne de cordero y todo tipo de preparaciones dulces. Además, se reemplaza la “jala” (pan sabatico) por una redonda, la “jala agula” que simboliza la circularidad de la vida y como deseo de un año redondo.

A continuación compartimos algunas recetas para que cada uno pueda ir programando el menú para las fiestas.

Jalá redonda

Jalá redonda

Jalá redonda

  • 1 kg. de harina 0000
  • 50 gr. de levadura
  • 3 huevos
  • 50cc. de aceite neutro
  • 150 gr. de azúcar
  • 400cc. de agua tibia
  • 1 cucharadita de sal
  • Semillas de amapola
  • Huevo para pincelar

Disolver la levadura con un poco de agua tibia y un poco de azúcar. Mezclar la harina con la sal y el azúcar, formar una corona y poner en el centro el resto de los ngredientes. Agregar la levadura espumada e ir incorporando todo hasta formar una masa lisa y tierna. Dejar levar hasta duplicar el volumen. Formar un cordón con la masa levada y enrollar en forma de espiral. Poner sobre chapa aceitada y dejar levar nuevamente. Pincelar con el huevo batido y espolvorear con las semillas. Llevar a un horno de 200 grados hasta dorar.

Guefilte FishGuefilte fish

  • 500gr. de boga
  • 500gr. de dorado
  • 500gr. de merluza
  • 2 huevos
  • 1 cebolla grande
  • 1/2 taza de harina de matza
  • Sal, pimienta, azúcar

Para la cocción:

  • 2 cebollas grandes
  • 3 zanahorias en rodajas
  • Sal, pimienta blanca, azúcar

Moler la carne de los tres pescados, poner en un bowl y agregar los huevos, la cebolla rallada y la harina de matza, mezclar bien y condimentar. En una cacerola grande, poner bastante agua, cebolla cortada en cuartos, zanahoria en rodajas y sal, llevar al fuego. Con las manos húmedas, ir formando los guefilte fish y agregar directamente al agua. Dejar cocinar una hora. Servir caliente o frió, decorado con la rodaja de zanahoria y el jrein.

Kreplaj de carne

Kreplaj de carne

Kreplaj de carne

Masa:

  • 300 gr. de harina
  • 3 huevos
  • 1cucharada de sal
  • 2 cucharadas de aceite

Relleno:

  • 500gr. de carne kasher
  • 2 cebollas rehogadas
  • Aceite
  • Sal, pimienta, azúcar

Para la masa: Formar una corona con la harina y la sal ,en el centro ubicar los huevos, ir incorporando de a poco la harina. Trabajar bien hasta lograr una masa lisa y firme. Dejar reposar.

Para el relleno: Cortar la carne y las cebollas en pequeños cubos. Poner un poco de aceite en una sartén y rehogar las cebollas hasta que tomen color. Agregar la carne y mezclar bien. Dejar cocinar unos 10 minutos. Dejar enfriar, procesar y condimentar. Tambien se puede hervir la carne y luego agregar la cebolla rehogada. Estirar la masa sobre una mesada enharinada, cortar discos, rellenar y dar forma. Servir pequeños en caldo o grandes con cebolla frita.

Leicaj de miel

Leicaj de miel

Leicaj de miel

  • 1 vaso de miel liquida
  • 1 1/2 vaso de azúcar
  • 1 vaso de aceite neutro
  • 3 vasos de harina
  • 1 vaso de agua
  • 2 huevos
  • 2 cucharaditas de bicarbonato
  • 1 cucharadita de canela molida
  • 1 cucharadita de raíz de jengibre rallado o en polvo
  • 1/2 cucharadita de nuez moscada

Poner a hervir el agua en un jarrito, una vez que rompa el hervor, agregar el bicarbonato y esperar a que este tibio. En un bowl, poner los huevos y el azúcar, batir con batidor de alambre, incorporar la miel, aceite y jengibre. Mezclar bien, agregar el agua con el bicarbonato. Por último, la harina previamente tamizada con la canela y nuez moscada, tener cuidado que no se formen grumos. Volcar en tres moldes medianos de budín inglés, enmantecados y enharinados. Llevar a horno de 160 grados (suave) precalentado por 50 minutos o hasta que se note firme. Desmoldar y dejar enfriar.

*Cocinero y Gastrónomo. Chef especializado en cocina étnica y judía. Realizó estudios de gastronomía en Israel, Estados Unidos y Argentina. Trabajó en hoteles, restaurantes y empresas de catering. Conduce la sección de cocina del programa “AMIA, El Legado”. Integrante honorario de “Chefs for Peace”. Co-autor junto a Miriam Becker del libro “La pasión por la Cocina Judía”. Docente de gastronomía y culinaria judía desde 1990.

Categorías: Cultura y Tradiciones, Festividades | Etiquetas: , , , , , , | 5 comentarios

Iom Tzedaká

El día judío de la caridad, para educar e inspirar a dar caridad, se fijó en Rosh Jodesh Elul y cae exactamente un mes antes de Rosh Hashaná, el 26 y 27 de agosto este año.

Alejandro Ergas fue el impulsor

Alejandro Ergas fue el impulsor

En febrero de 2010, Alejandro Ergas, un empresario de 40 años, estaba en su casa de Santiago cuando un gran terremoto golpeó a Chile. En respuesta, muchos se reunieron para planear labores de socorro. Él cargó un pequeño camión con arroz, agua y colchones, y junto con su hijo distribuyeron una carga completa de bienes entre las víctimas. La experiencia lo llevó a evaluar su propia actitud hacia la tzedaká. “Por años, mi idea de tzedaká era escribir un cheque y mandarlo por correo”, expresó. Entonces, Ergas se preguntó por qué no podría haber un día especial dedicado a aprender y a comprometerse con los ideales de la tzedaká. Así nació el concepto de Iom Tzedaká, del que es el gran impulsor.

Un principio básico del judaísmo es luchar para trascender y santificar el mundo material. El Talmud declara que la mitzvá de tzedaká es equivalente a todos los demás mandamientos, porque por medio de esta refinamos y elevamos todas las energías que estuvieron involucradas en ganar ese dinero. Estamos acostumbrados a traducir la palabra tzedaká como caridad o ayuda, pero si vemos su raíz, tzedaká proviene de la palabra tzédek, que significa justicia. Esto se debe a que el auténtico concepto de tzedaká no es ayudar y beneficiar al receptor, si no que realizar un acto de justicia con nosotros mismos. Espiritualmente, quien da tzedaká se enriquece a sí mismo, convirtiéndose en una mejor persona. Físicamente, recibe la promesa de que aumentará en sus posesiones.

Los días que van desde Rosh Hashaná a Yom Kippur marcan todo nuestro año por venir

Los días que van desde Rosh Hashaná a Yom Kippur marcan todo nuestro año por venir

Los días que van desde Rosh Hashaná a Yom Kippur marcan todo nuestro año por venir. El mes de Elul, el último del calendario, es el de la preparación para los Yemé Hadín (Días del Juicio) y por lo tanto es Rosh Jódesh Elul, el primer día del mes de Elul (en el cual también comenzamos con la costumbre de hacer sonar el Shofar) una fecha especial en la cual nos unimos realizando esta gran mitzvá, preparándonos para los días por venir con buenas acciones.

Iom Tzedaká es una excelente manera de aproximarnos a la temporada de las festividades y asegurarnos un buen juicio en Rosh Hashaná. Como dice el talmud: “Así como tratamos a los demás, así mismo Dios nos tratará a nosotros”. Hay muchas maneras de celebrarla. Dar ayuda monetaria directamente a los necesitados, designar en casa una caja para tzedaká y comprometernos a poner una moneda con regularidad, ofrecerse como voluntario para ayudar a otros, estar especialmente alerta a las necesidades de la familia y de los amigos, o enviar una contribución a una organización comunal, son algunas de ellas.

Si bien todos los días del año tenemos la obligación de ayudar al prójimo, ésta será una ocasión para reforzarla. Al celebrar cada año Iom Tzedaká se recupera el rito de unión de toda la comunidad judía, un día especial para dar más, enfocándose en la necesidad del otro y no sólo en los propios problemas.

Fuentes: Aish Latino y Radio Jai.

Categorías: Cultura y Tradiciones, Festividades, Personalidades | Etiquetas: , | Deja un comentario

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com. El tema Adventure Journal.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 152 seguidores